Ir al contenido principal

¿Cómo está tu vida amorosa?

Inventario espiritual basado en 1 Corintios 13
¿Amas verdaderamente?
 El mundo busca desesperadamente el amor, pero tristemente mal entiende el significado de la palabra.  Para encontrar el verdadero significado del amor debemos ir directamente a la Palabra de Dios –porque Dios es amor.  Las Escrituras nos dicen que Dios nos ama.  Aun cuando éramos sus enemigos, el nos amó (Rom 5:8), demostrando Su perfecto amor por nosotros por medio del supremo sacrificio de Su Unigénito.
Jesús vino para ayudarnos a ‘ver’ el amor de Dios.   Una definición del amor  es “darse a si mismo totalmente para llenar las necesidades de los demás sin esperar nada a cambio”.  Podemos ver esto ilustrado en la vida de Jesús en Juan 13 –la historia de Jesús lavando los pies de Sus discípulos –un hermoso cuadro de su servicio humilde y desinteresado para llenar las necesidades de los demás.
Se nos instruye a través de la Palabra de Dios a buscar o perseguir el amor (1 Cor 14:1), a vestirnos de amor (Col 3:4), a incrementar y abundar en amor (1 Tes 3:12; Fil 1:9), y a ser fervientes en amor (1 Pe 4:8), pero ¿cómo podemos nosotros demostrar el amor de Dios de maneras prácticas en nuestro mundo tan lleno de necesidad?
Lo que sigue es una lista de 15 características extraídas de 1 Corintios 13.  Examina cada una de las características para que descubras áreas de necesidad específicas en tu vida.  Mientras lees, estudia y medita en este precioso capítulo de la Palabra de Dios, tómate algún tiempo para reflexionar en cada una de las propiedades del amor y contesta las preguntas que siguen a continuación.
El amor es paciente (v.4)
  • ¿Respondes  como Cristo cuando alguien te maltrata?
  • ¿Eres paciente cuando alguien te interrumpe o te molesta?
  • ¿Eres tolerante y paciente cuando alguien se aprovecha de ti? ¿O  expresas irritación o ira con facilidad?
  • ¿Existe alguien en tu vida a quien estás tratando de cobrarle el daño que esa persona te hizo?
  • ¿Estás  genuinamente preocupado(a) por el bienestar de aquellos que te han hecho daño?  ¿Esperas  pacientemente hasta ver en sus vidas los efectos del amor que tú les demuestras?
El amor es bondadoso (v. 4)
  • ¿Eres una persona bondadosa, gentil, considerada y respetuosa?
  • ¿Tienes  la disposición de mostrarte útil para los demás?  ¿Buscas oportunidades para ayudar o servir a otros?
  • ¿Tienes  el deseo  de compartir de manera práctica con aquellos menos afortunados que tú?
  • ¿Eres  bondadoso(a) en tu hogar?  ¿Con tus compañeros de trabajo más cercanos? 
  • ¿Eres  bondadoso en tu forma de hablar, utilizando palabras que animen y edifiquen a otros?
El amor no tiene envidia (v.4)
  • ¿Te gozas con los que se gozan?
  • ¿Te alegras usted genuinamente cuando otros obtienen una promoción, o un aumento de sueldo, o son reconocidos –mientras a ti te pasan por alto?  ¿Ves a los demás como rivales?
  • ¿Respondes con amor cuando…
    • tu esposo recibe la atención, el halago o el honor que tú sabes que no merece?
    • cuando el hijo de tu mejor amigo obtiene méritos en el deporte que practica, en la música o méritos académicos –y a tu amigo le encanta contártelo?
    • Cuando la familia de tu hermano(a) prospera económicamente mientras tú luchas por hacerle frente a tus necesidades?
    • ¿Estás  satisfecha(o) con las necesidades básicas de la vida y con una correcta y cercana relación con Dios?  O, ¿tienes  un deseo desordenado de poseer cosas?
El amor no es jactancioso (v. 4)
  • ¿Te glorías  de tus habilidades, dones, logros o posesiones?
  • ¿Te promocionas  a ti mismo, buscando atraer atención con tus palabras?
  • ¿Halagas  a otros con un deseo secreto de obtener algún avance o promoción?
  • ¿Disfrutas compartir tus logros mas de lo que disfrutas el escuchar sobre los logros de los demás?
  • ¿Te sientes satisfecho al hacer buenas obras aun si no recibes algún reconocimiento o halago?
  • ¿Aceptas  el crédito por las cosas que Dios ha hecho?
El amor no es arrogante (v.4)
  • ¿Tienes  una evaluación correcta de tus fortalezas y debilidades?
  • ¿Albergas  un espíritu de orgullo –una visión inflada de ti  mismo?
  • ¿Sientes que tus dones espirituales son superiores a los dones de otras personas?
  • ¿Le comunicas  una actitud de superioridad espiritual a tu esposo(a)?¿A tu familia? ¿A tus compañeros de trabajo?
El amor no se porta indecorosamente (v.5)
  • ¿Eres  educado?
  • ¿Eres cortés, especialmente con los de tu casa?
  • ¿Tienes  tacto?  ¿Eres sensible a los sentimientos de los demás al elegir tus palabras para no ofender innecesariamente?
  • ¿Eres  llevadero(a) y agradable aun cuando debes estar en desacuerdo con alguien?
  • ¿Utilizas  sarcasmos y menosprecios que demuestran irrespeto?
El amor no busca lo suyo (v.5)
  • ¿Amas a tu prójimo como a ti mismo?
  • ¿Buscas  concientemente el beneficio de los demás por encima del tuyo propio?
  • ¿Proteges tu tiempo?  ¿Buscas  hacer valer tus derechos?
  • ¿Te preocupa mucho tu reputación?
  • ¿Examinas  las motivaciones de tu corazón antes de actuar?
  • ¿Oras  por las necesidades de los demás antes que por las tuyas propias?
El amor no se irrita (v.5)
  • ¿Tienes  el amor que pasa por alto las ofensas?  O ¿Eres  de los que se exasperan e irritan cuando las cosas no salen como tú entiendes?
  • ¿Pierdes los estribos cuando alguien te obstaculiza o se te va en contra?
  • ¿Te molestas fácilmente cuando te ves imposibilitado(a) de cambiar o controlar situaciones que están fuera de tu control?
  • ¿Le echas  la culpa a otro(s) cuando en realidad eres tú el que se irrita fácilmente?
El amor no toma en cuenta el mal recibido (v.5)
  • ¿Disfrutas  recordando el mal que otros le han hecho?  ¿Guardas un registro de las ofensas recibidas?
  • ¿Perdonas  fácilmente  a aquellos que te han hecho daño, borrando el record de la ofensa?
  • ¿Te enfocas  mas en las faltas y errores de los demás en lugar de enfocarte en sus fortalezas?
  • Cuando te vienen a la cabeza malos pensamientos sobre otras personas, ¿oras  por ellos o los criticas con otras personas?
El amor no se regocija de la injusticia (v.6)
  • ¿Amas  la rectitud?  ¿Odias el mal?
  • ¿Tiendes a reírte cuando el pecado, malas palabras, malas actitudes o conductas se presentan de forma humorística?
  • ¿Te condueles  cuando tú  o algún hermano(a) peca?
  • ¿Tiendes  a simpatizar con otros en medio de sus errores y pecados o tiendes a justificarlos en sus malas acciones en lugar de pensar en Dios y en sus caminos?
  • ¿Amas el chisme?
  • ¿Te alegras secretamente cuando alguien cae en pecado?
El amor se alegra con la verdad (v.6)
  • ¿Te alegras  cuando otros te hablan la verdad sobre ti  mismo?
  • ¿Sabes discernir entre el error y la verdad doctrinal?  ¿Comprometes  la verdad?
  • ¿Estás  deseoso de hablar la verdad en privado a aquellos que se han alejado de ella, aun si esto equivalga a un rechazo?
  • ¿Te regocijas  cuando la verdad triunfa?  ¿Cuándo las personas buscan a Dios y cambian?
  • ¿Estimulas  o animas  a otros cuando eligen hacer lo bueno?
El amor todo lo sufre (v. 7)
  • ¿Tienes  el tipo de amor que cubre multitud de pecados?
  • ¿Buscas  cubrir o proteger a otros de los ataques o el daño de los demás?
  • ¿Estás dispuesto a sufrir penurias por amor al otro sin quejarte?
  • ¿Estás dispuesto a dejar a un lado tus derechos –aun aquellos legítimos- para avanzar la causa de Cristo o proteger Su reputación.
  • ¿Has aprendido a esperar en Dios pacientemente a través de las circunstancias mas oscuras de tu vida?
El amor todo lo cree (v.7)
  • ¿Asumes  lo mejor de las personas, siempre dándoles el beneficio de la duda?
  • ¿Eres  rápido(a) en llegar a conclusiones?  ¿Asumes que las motivaciones de los demás son malas, aun antes de conocer todos los hechos?
  • ¿Ves  a los demás con sospecha usualmente?
  • ¿Has aprendido a examinar todas las situaciones bíblicamente desde un punto de vista bíblico?
El amor todo lo espera (v.7)
  • ¿Te has dado por vencido del poder  de Dios de cambiar a ciertas personas?
  • ¿Esperas  que los demás se comporten de cierta manera siempre?
  • ¿Tratas  de ver a los demás a través de los ojos de Dios para ver si puedes llegar a llenar sus necesidades?  ¿Tienes  una visión clara de lo que una persona puede llegar a ser si camina con el Señor?
  • ¿Buscas la perspectiva de Dios de las cosas o te frustras cuando los eventos no salen como lo has planeado?
El amor todo lo soporta (v.7)
  • ¿Se mantiene tu amor fuerte aun en medio de pruebas, aun al enfrentar obstáculos que parecen imposibles de sobrepasar?
  • ¿Depende tu amor de la respuesta de los demás?
  • ¿Te mantienes  amando aun cuando tus esfuerzos sean rechazados, ignorados o no tengan éxito?
  • Cuando sientes que no puede amar a alguien, ¿elijes actuar de formas amorosas –pidiéndole a Dios que Su amor fluya a través de ti- hasta que tus propios sentimientos te lo permitan?
PROCURAD ALCANZAR EL AMOR (1 Cor 14:1ª)
1. Ponte de acuerdo con Dios en cuanto a tu inhabilidad o falta de motivación para expresar Su amor a otros.
2.  Pídele a Dios que te llene de Su amor y de Su Espíritu.
3.  Haz un esfuerzo conciente de amar a cada persona, en cada situación.
4.  Deja que el amor de Cristo sea la medida o el estándar de tu amor por los demás.
“Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. En esto se manifestó el amor de Dios en nosotros: en que Dios ha enviado a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de El. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que El nos amó a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros pecados. Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos unos a otros.”
1 Juan 4:7-11
© Revive Our Hearts/Aviva Nuestros Corazones. Usado con permiso.
     www.AvivaNuestrosCorazones.com

ESCRITURA 1 Corintios 13:4-7

SOBRE EL AUTOR

Nancy DeMoss Wolgemuth

Nancy DeMoss Wolgemuth creció en una familia profundamente comprometida a Cristo y a la misión de la evangelización del mundo. A una temprana edad, ella rindió su vida a Cristo y a Su llamado al servicio de tiempo completo.
Nancy se graduó de la Universidad del Sur de California con un título en interpretación de piano y fue a servir como Directora de los Ministerios Primary Children en una gran iglesia local. Desde 1980, ella ha servido en el staff de Ministerios Life Action, un ministerio de reavivamiento establecido en Buchanan, Michigan. Hasta el 2001, ella se desempeñó como Directora del Ministerio de Mujeres y como editora de la revista Spirit of Revival.
Nancy ha tocado la vida de millones de mujeres a través de Aviva Nuestros Corazones (una extensión de Ministerios Life Action) y el Movimiento Mujer Verdadera, llamándolas a un avivamiento del corazón y a la feminidad bíblica. Su amor por la Palabra y el Señor Jesus es contagioso, y permea su alcance en línea, mensajes de conferencia, libros y dos programas de radio diarios de difusión nacional – Aviva Nuestros Corazones y Buscándole a Él conNancy Leigh DeMoss.
Es autora de quince libros, incluyendo Mentiras que las Mujeres CreenUn Lugar de Descanso Tranquilo y Buscándole a Él. Más de 2,000,000 de copias han sido vendidas, y continúan transformando los corazones y las vidas de las mujeres.

    Comentarios

    Entradas populares de este blog

    Considera los caminos de su casa

    por Verónica Vilugrón
    Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
    En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

    Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

    por Verónica Vilugrón

    Proverbios 31:28:
    “Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

    La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
    “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
    La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
    Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
    ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
    Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

    Tres evidencias de un cristiano genuino

    Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
    Marcos 12:28-31

    ¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
    En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…