Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre 25, 2015

Y los dos seran una sola carne

Y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.

Marcos 10:8
...

Soy una sola carne con mi esposo. La unión sexual entre el marido y la mujer hace que dos personas lleguen a ser literalmente una: en cuerpo y alma. Con el transcurrir de los años, llegamos a ser cada vez más una sola carne pues hay un intercambio de alma, una apropiación mutua de la vida del otro.
Así que Dios creó a los seres humanos a su propia imagen. A imagen de Dios los creó; hombre y mujer los creó. (Génesis 1:27 NTV)
Éste pasaje destaca las diferencias de los géneros: fisiológica y función.
Comprender las diferencias nos ayudará a apreciar el mandato de Pablo en Efesios de "sumisión" y "respeto" a nuestro esposo.
Hechos a la imagen de Dios, el hombre y la mujer también son iguales, pero diferentes.
Iguales ante Dios como personas, se nos han dado funciones totalmente diferentes. En la relación del matrimonio, es el hombre quien lidera y la mujer quien se somete a su lider…