Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 25, 2016

La historia de la pascua

Annamarie Sauter:Este es un día para recordar un gran sacrificio. Félix Monegro: Llevando su propia cruz, salió hacia el Lugar de la Calavera, que en hebreo se llama Gólgota. Allí, le crucificaron. Annamarie: Estás escuchando Aviva Nuestros Corazones con Nancy DeMoss de Wolgemuth en la voz de Patricia de Saladín. Nancy DeMoss de Wolgemuth:Me encanta y disfruto  la oportunidad de enseñar la Palabra de Dios cada día en Aviva Nuestros Corazones. También disfruto el entrevistar diferentes personas acerca de cómo la Palabra de Dios se aplica a situaciones de la vida real. A veces es bueno dejar que la Palabra hable por sí misma. Este Viernes Santo, pensé que sería apropiado el centrarnos en la historia de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús, según consta en el Evangelio de Juan. Cuando pensé en enfocarme en el texto bíblico de la pasión de Cristo, mi amigo Max McLean vino a mi mente. Él es el presidente de la Cofraternidad de las Artes Escénicas y también el narrador de The listeners …

Descansando en las misericordias de Dios

"Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré." (Lamentaciones 3:22-24)
Tener presente en nuestro corazón las promesas firmes y eternas de nuestro Dios, nos traen continuo aliento al alma. El pecado siempre trae consecuencias. Hoy en día, así como en el tiempo de Jeremías, el pecado sigue siendo la causa de tanta calamidad, de tanta aflicción y sufrimiento. Somos desobedientes por naturaleza. Si vamos a los primeros versículos de Génesis nos damos cuenta que el primer pecado del hombre fue la desobediencia. Y aunque el Señor es un Dios de amor, también en un Dios Santo y Justo y no puede pasar por alto el pecado y por lo cual, castigo al hombre por quebrantar Su mandamiento.
En el tiempo de Jeremías, el pueblo también desobedece al Señor. Le dieron la espalda al Dios que los rescato con mano poderosa, liberándolos d…