Ir al contenido principal

Conoce la historia de Elizabeth González

Comencé a escuchar a Revive Our Hearts en el año 2007.  En ese entonces tenía 7 años de casada, y tres hijos: un niño y dos niñas.  Ambos, mi esposo y yo, trabajábamos fuera del hogar  y era mi suegra quien nos ayudaba con el cuidado de los niños.  Cada día cuando tenía que salir a trabajar me dolía tener que dejar a mis hijos e irme,  pero me consolaba diciéndome que estaban en buenas manos.  Debido a las deudas que teníamos y a las comodidades que disfrutábamos no pensaba en quedarme en casa con ellos.  En realidad no veía la necesidad para hacerlo. 
Al final de cada  día  llegaba agotada del trabajo, para tener que lidiar con los niños y con las tareas cotidianas del hogar.  Como resultado de todo esto, no pasaba tiempo con mi esposo y siempre estaba cansada para él.  En una ocasión escribí al ministerio de Revive Our Hearts para que me aconsejaran.  Nunca esperé que al contestarme me preguntaran si yo no había considerado dejar el trabajo y quedarme en casa.  Así podría tener energía y el tiempo para darles a mis hijos y a mi esposo.  La verdad no me gustó escuchar el consejo que me daban.  Pensé que me iban a decir otra cosa como:  ‘tu esposo debe considerarte y ayudarte más o no te sientas mal, estás haciendo lo mejor que puedes hacer.’ Yo no quería dejar de trabajar, ¿cómo podríamos vivir con un solo sueldo?

Cuando mi hijo iba a comenzar el pre-escolar, empecé a sentir el peso de que no estaba siendo responsable por el cuidado de mis hijos y de mi casa.  Fue así cuando decidí  dejar de trabajar.  Me fue difícil hacer los ajustes, pero esto fue lo que preparó el terreno para permitirle a Dios que comenzara a obrar y  a moldear mi vida. Desde entonces me he acercado más a Él. El ha suplido todas nuestras necesidades.  Lo he conocido en maneras que nunca antes había experimentado.  Como dijo Job: "de oídas te había oído, mas ahora mis ojos te ven."  Dios me ha hecho crecer en la gracia y el conocimiento de Jesucristo y de no ser asi, no hubiera tenido las fuerzas para soportar los problemas y situaciones que han venido a mi vida.  Dios ha usado a este ministerio y a Nancy para atraer mi corazón hacia Él.  En ocasiones ha llamado mi  atención y cuando me estoy alejando vuelve a atraerme con Sus cuerdas de amor. 
Mi esposo ha visto un cambio en mí.  Siento mucho más amor, respeto y aprecio por él.  No ha sido fácil tener que someterme y a veces quedarme callada, pero sé que es lo que el Señor pide de mí.  Todo esto es todavía  una lucha, pero el Señor siempre está presente para darme la fuerza y la gracia que necesito y recordarme que no me ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. (2 Timoteo 1:7 RVR60)

He podido compartir con las jóvenes y mujeres de mi iglesia como Dios usa Su Palabra a través de este ministerio.  Hemos podido asistir a las conferencias de True Woman del 2010 y 2012. También he estudiado la serie de la Modestia y Buscándole a Él. 
Este ministerio ha impactado mi vida en gran manera.  Por lo mismo comencé a sentir en mi corazón que estos estudios y series debían ser compartidas con nuestras hermanas que no hablan inglés.  Y fue asi como casi a finales del 2010 envié un correo electrónico a Revive Our Hearts para ver si había alguna manera de tener las transcripciones en español, sin saber que ya había un grupo de hermanas de la República Dominicana trabajando en traducir y transmitir Revive Our Hearts en español.  Así fue como Dios permitió que me uniera a ellas. Ha sido de mucha bendición ya que, al estar traduciendo, el Señor ha ministrado a mi vida de múltiples y maravillosas maneras. 
¡Dios las bendiga!
Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos



Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…