Ir al contenido principal

¿Un hogar o una casa? - Segunda Parte

La mujer sabia edifica su casa, mas la necia con sus manos la derriba” Proverbios 14:1
En el dia de hoy, enfrentamos grandes presiones al  criar a nuestros hijos, presiones tanto económicas como sociales. Pero hay algo que no podemos  ceder ante ninguna presión, que no es negociable, y  son nuestros valores y principios dados por nuestra fe. Si decidimos abandonar nuestra responsabilidad como esposas y madres y salir de nuestros hogares, sin tener una verdadera necesidad, por la presión que la sociedad nos quiere imponer¿Quién los educará?, ¿Quién les instruirá en los valores y principios bíblicos o velará por ellos?
En Tito 2:4-5, Pablo instruye a que las mujeres sean enseñadas a amar a sus maridos, a amar a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la Palabra de Dios no sea blasfemada.
Debemos prestar atención a la relación que Dios hace en este pasaje entre el amar a nuestro marido, amar a nuestros hijos y ser cuidadosas de nuestras casas. ¡Debemos hacerlo para no blasfemar Su Palabra! Somos representantes de Dios ante los hombres, si los demás no ven en nosotros, en nuestras vidas y en nuestras familias un ejemplo de obediencia a Su Diseño, traemos oprobio a Su Nombre. ¡Cuán importante es nuestro testimonio!.
Nuestros hijos deben saber que les amamos, que les instruimos en la Palabra, pero también necesitan que les enseñemos a conducirse en la sociedad que les rodea. Somos nosotras, las llamadas a enseñarles a comer correctamente en una mesa, a recibirlos cuando llegan a la casa, a curar sus rodillas cuando se caen, a escuchar sus historias interminables, a supervisar los programas que ven en la televisión, a darles sus medicinas si enferman o supervisar con quienes juegan. “Ella considera los caminos de su casa” (Proverbios 31:27). Meditemos en que toda mujer tiene una “casa” en la cual debemos bendecir a los que nos rodean; es decir, a aquellos que Dios ha colocado junto a nosotras.
Debemos “renovar nuestra mente, para que comprobemos cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta”(Romanos 12:2) y debemos “traer todo pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo” (2 Corintios10:5).
Pidamos al Señor que nos ponga el deseo de agradarle y de ser esa mujer que edifica su casa y no una que con sus manos la derriba. Al final, recibiremos la honra reservada para aquellas que aman hacer Su voluntad: “Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba” (Proverbios 31:28).


Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

SOBRE EL AUTOR

Elba Ordeix de Reyes

Elba Ordeix de Reyes

Esposa y madre de tres hijos adultos. Actualmente se encuentra en la etapa de comenzar a vivir con gozo la experiencia de tener un hogar lleno de nuevos hijos, en lugar de un nido vacío.
Sorprendida por la gracia de Dios y convencida del diseño de Dios para la mujer, Elba siente pasión por enseñar a las mujeres mas jóvenes a cuidar de sus hogares y a amar sus esposos (Tito 2) a través de talleres en grupos pequeños llamados “Hijas de Sara” como una manera de abrazar la feminidad bíblica.
La mayor pasión que Dios ha puesto en Elba es ayudar dentro de la iglesia local a través del ministerio de Hospitalidad en el cual sirve junto con su esposo Roby Reyes, quien labora para el ministerio Integridad y Sabiduría.  Roby y Elba han estado casados por 27 años y juntos trabajan con grupos de parejas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Mujer fuerte en Dios

Una de las grandes mentiras acerca de la mujer, es que ésta es débil, incapaz, o carente de recursos para cumplir sus funciones....
Dios creó a la mujer con las cualidades necesarias para llevar a cabo sus tareas. Y una de estas cualidades es la fortaleza.

En Proverbios 31:10 encontramos la palabra “virtuosa”.
“Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará?”
¿Qué significa esto?
“Virtuosa” significa fortaleza y poder.
Se refiere a alguien CAPAZ, COMPETENTE, FUERTE, VALIENTE, POTENTE Y EFICIENTE.

Esta mujer, tiene una fortaleza como la de un soldado que va a la guerra.
Proverbios 31:25 dice “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

Una mujer virtuosa es fuerte en Dios. Tiene un futuro por delante y sonríe al verlo venir.

Dios nos ha dotado de esta fortaleza para afrontar cada tarea.
Fuerza para el cuidado y enseñanza de nuestros hijos, para ser el apoyo y ayuda idónea de nuestro esposo.
Fuerza, para no bajar los brazos en situaciones difíciles y afrontar seguras el porvenir.
Dio…