Ir al contenido principal

Loor a las madres - Segunda Parte

“He aquí, don del SEÑOR son los hijos;
        y recompensa es el fruto del vientre” Salmo 127:3
Hoy muchas mujeres, aún en los círculos cristianos, quieren evitar el embarazo, en ocasiones  porque  no quieren  deformar su cuerpo; pero esa es solo una de las razones. Otras veces son razones económicas, la limitación de su tiempo en aras de la atención de los hijos y sobretodo la realización profesional, porque la mujer moderna considera que una carrera fuera del hogar es mucho más valiosa y le da más satisfacción que la maternidad. Actualmente las mujeres que prefieren ser madres quedan descalificadas y se les ve como anticuadas,  ya que la ausencia de un título académico, dedicarse al cuidado del hogar y el hecho de no tener un salario producido por ellas mismas, es sinónimo de fracaso y dependencia.
Y los resultados de haber distorsionado el diseño de Dios para la mujer lo estamos viviendo dolorosamente. La insubordinación en los hogares, la falta de respeto a la ley, la delincuencia,  la homosexualidad, las drogas y muchos otros males que nos rodean, no son más que el producto de “nidos” vacíos en los que no hay quien dé orientación, calor ni cariño porque las madres han decidido “liberarse” y por tanto están siempre ausentes de sus hogares y por ende, de la vida de sus hijos. De ningún modo, pretendemos concluir que esta sea la única razón de los males. Sabemos que existen  otras. Pero, ciertamente ¿Qué futuro puede esperarle a un niño huérfano de madre viva? ¿Cuánto vacío, cuánto desaliento, cuánto desamor  y soledad; y, en especial, cuánta rebeldía no habrá en su corazón?
Si Dios, en Su infinita sabiduría, cuando mandó  a Su Hijo a la tierra, le dio una madre que lo acunara en su vientre y lo guiará en su crecimiento, cuán importante no será esta figura materna para cualquier mortal!
Madre “moderna” no le creas al mundo cuando te vende la mentira de que los hijos son una carga.... pues en la Biblia encontramos la verdad que nos dice que “don del Señor son los hijos y recompensa es el fruto del vientre” (Salmo 127:3). Valora tu maternidad, no reniegues de la misma, más bien inviértete en ella, siéntete orgullosa de tu sacrificio si lo has tenido, de tus esfuerzos si has luchado, de tus lágrimas si has llorado, pero por sobre todas las cosas,  de haber sabido responder al llamado Divino de la maternidad.
Para reflexionar:
Has disfrutado el regalo que Dios te ha dado en tus hijos? O por el contrario, lo has escondido, menospreciado o ignorado?

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

SOBRE EL AUTOR

Viola  Núñez

Viola Núñez

Viola nació en Santo Domingo donde reside. Está casada con Jorge López desde hace 55 años, con quien procreó cuatro hijos, de los cuales Dios le ha regalado una larga y hermosa descendencia de 14 nietos  y tres biznietos. Su mayor bendición ha sido ver a su familia rendida a los pies del Señor.
Su pasión y profesión es la educación, por lo que agradece al Señor haberla equipado en esa área, porque le ha permitido enseñar Su Palabra a través de charlas y estudios bíblicos dirigidos a mujeres de su congregación. Además es Consejera de la Iglesia Bautista Internacional y  mentora de mujeres a quienes Dios en Su misericordia, tiene en vías de restauración. Adicional a esto se desempeña como profesora de Biblia del Colegio Technités, alcanzando el corazón de los jóvenes para la Gloria de Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…