Ir al contenido principal

Siguiendo el ejemplo de ellas

Cuántas veces lo que hacemos parece no tener trascendencia! No imaginamos el alcance que pueden tener nuestras acciones o decisiones en un momento dado.
En una ocasión, un grupo de mujeres oyeron la voz de Dios y su respuesta fue la obediencia aun cuando sus acciones iban en contra de lo establecido culturalmente. Pero Jesús vino…ellas lo conocieron y tanto Su Palabra como Su Mensaje transformaron sus vidas, llenándolas de esperanza y gozo. Su respuesta fue seguirle donde quiera que Él iba.
‘’Y poco después, El comenzó a recorrer las ciudades y aldeas, proclamando y anunciando las buenas nuevas del Reino de Dios; con El iban los doce, y también algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, y Juana, mujer de Chuza, mayordomo de Herodes, y Susana, y muchas otras que de sus bienes personales contribuían al sostenimiento de ellos’’. Lucas 8:1-3
Estas mujeres servían al Señor con todo lo que poseían. Entre ellas había algunas con influencia y recursos, como es el caso de Juana, la mujer del mayordomo de Herodes.  Susana es mencionada como una que aportaba todas sus posesiones para sostener al Maestro y Sus discípulos. Ellas se unieron al grupo, administraban los bienes, cocinaban para ellos, los sostenían y cuidaban. Estas mujeres fueron de gran apoyo en los inicios de la iglesia.
Meditando en este texto, creo que, al igual que ellas, una vez nosotras somos sanadas y liberadas -no solo de nuestros pecados con la salvación que Jesús nos dio-sino  mientras “con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor…” según  nos dice 2 Corintios 3:18, debemos procurar poner todo lo que tenemos, somos y hacemos al servicio del Reino de Dios. 
Podemos pensar que tal vez nuestro servicio sea pequeño o insignificante, pero no lo fue cuando Rahab hospedó a los espías y ese minúsculo acto de fe la incluyó  en el linaje del Señor. Tampoco lo fue cuando Lidia hospedó a Pablo y a Silas en su casa  dando lugar al nacimiento de la iglesia de Filipos. 
¿Estás colaborando activamente para que Su Reino venga? ¿Tal vez te preguntes cómo puedes hacerlo? La respuesta: Sirviendo en tu iglesia, poniendo tus dones en uso. Pregúntale al Señor dónde Él te quiere y para qué te ha capacitado. Ora por esto. A continuación, algunas ideas:
  • Puedes servir preparando comidas para hermanas que estén enfermas o hayan tenido un hijo.
  • Puedes servir o preparar refrigerios como voluntaria en eventos que se realicen en tu iglesia. 
  • Recibe en tu casa a hermanos que vienen de paso; abre las puertas de tu hogar y deja que otros vengan y sean parte de tu familia.
  • Ofrécete para transportar a alguna hermana que te necesite.
  • Sé un brazo de apoyo para tus pastores y tu iglesia.
¿Puedes compartir con nosotras algunas maneras en que, con pequeñas cosas, sirves para Su Reino?


Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

SOBRE EL AUTOR

Elba Ordeix de Reyes

Elba Ordeix de Reyes

Esposa y madre de tres hijos adultos. Actualmente se encuentra en la etapa de comenzar a vivir con gozo la experiencia de tener un hogar lleno de nuevos hijos, en lugar de un nido vacío.
Sorprendida por la gracia de Dios y convencida del diseño de Dios para la mujer, Elba siente pasión por enseñar a las mujeres mas jóvenes a cuidar de sus hogares y a amar sus esposos (Tito 2) a través de talleres en grupos pequeños llamados “Hijas de Sara” como una manera de abrazar la feminidad bíblica.
La mayor pasión que Dios ha puesto en Elba es ayudar dentro de la iglesia local a través del ministerio de Hospitalidad en el cual sirve junto con su esposo Roby Reyes, quien labora para el ministerio Integridad y Sabiduría.  Roby y Elba han estado casados por 27 años y juntos trabajan con grupos de parejas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…