Ir al contenido principal

Construyendo un lugar para el alma

Cuando Jesús quiso calmar el miedo de sus discípulos, Él les habló de preparar un lugar para ellos en la casa de Su Padre (Juan 14:1-6). Él, quien nunca tuvo un lugar al cual pudiera llamarle hogar, conocía sobre nuestros más profundos anhelos acerca de tener un lugar al cual pertenecer; un lugar donde pudiéramos encontrar descanso, esparcimiento; un lugar donde pudiéramos recibir una acogida incondicional.
Considero que un hogar piadoso es un anticipo del cielo. Y se requiere de una mujer devota para poder construir ese tipo de hogar, lo que Robert G. Ingersoll ha llamado “un palacio para el alma”.
Una mujer piadosa hace un compromiso de por vida con su hogar. Ella dedica sus conocimientos y creatividad a manejar y sostener su hogar, construyendo una vivienda terrenal para aquellos que más ama. Ella sabe cómo balancear su vida a favor de aquellos que ella ama.
Las familias fuertes no se hacen solas. Requieren de planificación consciente y deliberada, y mucha sabiduría. “Con sabiduría se edifica una casa, y con prudencia se afianza; con conocimiento se llenan las cámaras de todo bien preciado y deseable.” (Prov. 24:3-4)
¿Está tu hogar fundamentado y arraigado en la sabiduría y en la justicia de Dios? O ¿acaso ves que se está tambaleando y sacudiendo bajo las presiones de fuerzas externas o debido a tu visión limitada sobre la importancia que tiene el tener un hogar estable?
Proverbios 14:1 nos dice “la mujer sabia edifica su casa”, lo cual, obviamente, no significa que debemos tomar un martillo y clavos y literalmente empezar a construir— ¡aunque tengo amigas que han estado tentadas a ayudar a los trabajadores de la construcción para que se muevan a un ritmo más oportuno! Un hogar piadoso se construye con las relaciones.
Hacer hogar se trata de las personas. Los seres humanos necesitan un refugio desde que nacen hasta que mueren. Las personas necesitan un refugio seguro donde puedan compartir sus problemas y placeres; donde puedan dar y recibir perdón, encontrar ayuda, amor y seguridad. Construir este tipo de hogar requiere de mucho trabajo y sacrificio. Pero, ¿acaso puedes construir algo de valor sin un arduo esfuerzo?
Seamos mujeres que acepten el desafío de construir un refugio para aquellos que amamos. Estemos dispuestas a someternos al trabajo esforzado, a lo ordinario, a lo poco glamuroso. Ser un ama de casa piadosa requiere más automotivación que un trabajo fuera del hogar. Al menos esto es lo cierto para mí.
Cuando enseñaba en la escuela, fui elogiada por mi trabajo por parte de los padres y los directores de la escuela. Y cuando esos elogios disminuyeron, aún recibía un cheque cada dos semanas. Y ahora, a medida que viajó, hablo y escribo, me siento tentada a escatimar en las comidas caseras y en el mantener el hogar ordenado donde mi Ray encontraba restauración luego de un largo día de trabajo. Pero Dios me siguió dirigiendo hacia el servicio en el hogar, hacia aquellos que Él me ha encomendado a cuidar de este lado del cielo. 
Jesús nos llama a entregar nuestras vidas sacrificialmente a Él (Lucas 9:23-25). Se requiere una costosa inversión de tiempo, energía, creatividad, resistencia y abnegación para construir un hogar con significado eterno. No es de extrañar que la mujer de Proverbios 31 esté vestida de fortaleza y de dignidad (vv. 17, 25). Ella es cuidadosa del funcionamiento de su hogar (vv. 13-15, 27) y lo hace un lugar de paz, belleza y acogedor (vv. 20-21). Y ella hace todo esto sin queja, dando sabia instrucción a los de su casa (v. 26). ¿Una tarea difícil? Definitivamente, pero, ¿por qué aspirar a algo menos?
Piensa acerca las relaciones en tu hogar. ¿Qué puedes hacer para asegurar que sus necesidades sean satisfechas, sus deseos respetados y la armonía disfrutada por todos aquellos que entran por sus puertas? ¿Cómo puedes ayudar a tu familia y amigos a prosperar de este lado del cielo?


Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…