Ir al contenido principal

Conoce la historia de María Elena

Me llamo María Elena Bonilla, vivo en Guatemala.  Tengo la bendición de  estar casada con Roberto Lorenzana y la dicha de tener dos hijos, José Roberto y María Sofía de 11 y 9 años.
Conocí a Aviva Nuestros Corazones a través de la página de Facebook de la Iglesia Bautista Internacional cuando se anunciaban las transmisiones en español del programa de Nancy Leigh DeMoss. La primera serie que escuché fue una sobre Isaías 40; desde entonces en cada una de las series que he seguido, el Señor ha hablado a mi corazón, permitiéndome conocer aspectos de Él que no conocía y he sido confrontada muchas veces con cosas que nunca creí que estuvieran mal.
He aprendido que si quiero tener una relación íntima con el Señor debo ser intencional en ello; a veces en las actividades del día me doy cuenta que no he podido tener un momento a solas con Él, pero entendí que no puedo  esperar a que ese momento aparezca mágicamente, debe ser algo que yo provoque, debo buscarlo y esa debe ser mi prioridad. 
Creo que el aspecto donde el Señor ha trabajado más conmigo es en mi rol como esposa. He entendido sobre la verdadera sumisión y no esa idea tergiversada que nos muestra nuestra cultura. Entendí que mi relación con mi esposo es un reflejo para el mundo de la relación de Cristo con su novia, la iglesia, y eso es tan importante que me hace darme cuenta que no se trata de mí, produce un anhelo interno de llegar a ser esa mujer que Él desea que yo sea, no la que la cultura me empuja a ser, sino aquella que su palabra me enseña.  Comprendí que esa es una tarea que nunca podré realizar en mis propias fuerzas, que necesito que día a día el Espíritu Santo transforme mi carácter, me llene de la gracia necesaria y me recuerde que mi matrimonio no se trata de satisfacerme a mí sino de glorificarlo a Él.
También he crecido en mi relación con mis hijos y sé que cada cosa que quiera sembrar en ellos debe de ser vivida primero en mí. Últimamente me ha llevado al entendimiento que si he sido bendecida con tanto recurso, Él desea que yo lo comparta y me tome en serio su llamado a discipular como dice Su Palabra en Tito 2, así que decidí contactar a Aviva Nuestros Corazones porque ha sido de tanta bendición en mi vida que pensé en contar con su consejo sobre el material disponible para poder usarlo con mujeres de mi familia y de mi iglesia.
He encontrado en Aviva Nuestros Corazones un grupo de hermanas tan generoso en cuanto a sus recursos y tan comprometidas con predicar la verdad de Dios acerca de nosotras las mujeres, que a pesar de estar tan lejos físicamente, compartimos un mismo sentir y eso en realidad nos hace estar muy cerca. Así que empecé a compartir el material con mi mamá al principio y juntas nos enriquecíamos con lo que íbamos aprendiendo, también lo compartí con amigas y familia, hermanas de la iglesia y con la esposa de mi pastor, creo que siempre hay mucho más por hacer pero entiendo que poco a poco el Señor ha abierto el camino para que aquello que estoy aprendiendo pueda transformar mi pensamiento primero y luego ese conocimiento pueda estar al servicio de su obra. La Gloria sea solo a Él, por sus planes para mi vida.

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

SOBRE EL AUTOR

María Elena Bonilla

María Elena Bonilla

Reside en la ciudad de Guatemala, está casada con Roberto Lorenzana con quien tiene dos hijos, Roberto y Sofía.  Grandemente agradecida con el Señor por permitirle el privilegio de ser esposa y mamá a tiempo completo.  Le gusta mucho compartir tiempo en familia, cocinar, pintar y las manualidades.
Apasionada por aprender y equiparse para esta encomienda de ser madre y esposa, disfruta mucho leer libros relacionados a temas de matrimonio y de crianza cristianos.   Actualmente está estudiando una concentración en Consejería Bíblica.  Su anhelo es nunca apartarse de La Verdad, atarla a su cuello, escribirla en la tabla de su corazón y darle la gloria al Señor con su vida.

Es miembro activa de la Iglesia Sembradores de Vida y junto a su esposo sirve en algunos ministerios dentro de la misma.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…