Ir al contenido principal

Conoce la historia de Laura Pérez

Me enteré de Aviva Nuestros Corazones a través de Revive Our Hearts. Yo escuchaba los programas de Nancy casi todos los días en mi carro en el camino al trabajo y de regreso. Me encanta como Nancy puede tomar la Verdad de Dios, que se encuentra en la Biblia, y aplicarla a las vidas de las mujeres. Cambió mi forma de pensar sobre temas como la pureza, la familia, la mujer, la ropa y apariencia; y me enseñó cómo ser mentora y mostrar hospitalidad a otros. Para mi Nancy es una de mis mentoras que me enseña la Palabra de Dios, y me muestra cómo aplicarla a la vida cotidiana—algo que no siempre es fácil.
Después me enteré de Aviva Nuestros Corazones a través de una carta informativa que mandó Revive Our Hearts. En la carta informativa nos pedían que consideráramos como podríamos ayudar en el ministerio para alcanzar las mujeres de Latinoamérica. No mucho después envié un correo a ROH para ver si podía asistir en la traducción de materiales. Y así es como empecé a ayudar a traducir los programas de ROH al Español.
Ha sido una gran bendición traducir los programas porque muchas veces Dios usó lo que estaba traduciendo para hablar a mi vida, precisamente lo que necesitaba escuchar. Mi interés en los programas traducidos empezó a crecer, y les bajé algunos a mi mamá, a mi abuela, y a mi amiga de la iglesia. Sabía que iba ser algo impactante porque no hay nada igual a los programas de Nancy. Vi cómo Dios usó los programas para traer luz a ellas cuando había tinieblas en sus vidas. Para mi abuela, que vive en México y no es posible que asista a una congregación, es una manera de conectarla a las enseñanzas de la Palabra.
Ser parte de este ministerio para alcanzar a las mujeres de lengua hispana, es un privilegio y  un honor que me ha dado Dios. Sé que Dios va impactar a muchas otras mujeres  alrededor del mundo a  través de estos programas.
Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

SOBRE EL AUTOR

Laura  Pérez

Laura Pérez

Laura Pérez sirve en su iglesia, ubicada en el sur de California, como líder y maestra de jóvenes. Así, el Señor la llevó a obtener una maestría en Consejería Bíblica para estar mejor equipada en el conocimiento de la verdad de Dios para aconsejar a las jóvenes que sirve.
Debido a que sirve en una congregación hispana en los Estados Unidos, el Señor puso en su corazón el deseo de hacer disponibles más recursos para la enseñanza de la verdad de Dios a las niñas y mujeres de las comunidades de habla hispana. 
El Señor la llevó a participar en la traducción de currículum para niños de su iglesia y luego a ser traductora de los programas de Revive Our Hearts del Inglés al Español.
Durante la semana, trabaja con niños con necesidades especiales para enseñarles habilidades sociales y de juego. A medida que su corazón es movido por estos preciosos pequeños, ella desea continuar sirviéndoles siguiendo una carrera en terapia 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…