Ir al contenido principal

Conoce la historia de Débora

Mi nombre es Débora, tengo 29 años, estoy casada desde hace 10 años y tengo un hijo de 4 años. Vivo en Bahía Blanca, Argentina.
Nací en un hogar cristiano y crecí pensando que como no había dado mucho trabajo a mis padres, Dios me amaba por lo buena niña y joven que yo era. Conocí a quien hoy es mi esposo y juntos servíamos al Señor. Yo trabaja y estudiaba y el tiempo que restaba lo usaba en actividades de la iglesia.
Las dos metas más importantes de mi vida eran  ser una buena profesional y  una  líder de la iglesia.
El hogar no era una prioridad para mí. Por más de  6 años rehusé el salir embarazada y  tener un hijo para que no estorbara mis planes. No era una esposa sujeta, ni respetuosa. En este tiempo fue que el Señor me mostró que yo no era una  verdadera cristiana  y que no vivía conforme a Su diseño.
Una hermana y amiga  me compartió una serie de la mujer de proverbios 31, de Nancy Leigh DeMoss y fui muy confrontada. A través de esta serie Dios me dio convicción de pecado y me corrigió. A través de este estudio me exhortó a ser esa mujer que El queria que yo fuera. Todo esto llegó a mi vida junto con un proceso de  mucha oración y humillación. Dios me había mostrado que yo no era una mujer conforme a Su corazón. Tuve que desintoxicarme de mi manera de vivir,  ya que nada en mi vida  honraba a Dios. Comenzando por mi forma  de vestir, hasta mi manera de hablar, y mis planes para el futuro. El Señor abrió mis ojos y se reveló a mi corazón. Fui amonestada en mi rol como esposa y madre. El Señor tuvo que humillarme por el orgullo que había en mi corazón. Y por Su gracia El enderezó mis pasos y alumbró mi mente. El Señor ordenó mi vida. Hoy soy esposa y madre a tiempo completo. Ahora mi hogar es mi ministerio principal, educo a mi hijo en casa y oro que Dios me haga una esposa piadosa y más conforme a su palabra.
Comencé el estudio de proverbios 31 con un grupo de hermanas y desde entonces,  gracias a los medios de comunicación, hemos podido crecer y ser ministradas por Dios a través las conferencias de True Woman, y los programas de Aviva Nuestros Corazones en la radio. El Señor ha usado a Nancy y a todo este ministerio para encaminar nuestros pasos y ordenar nuestros hogares y nuestra iglesia. Vimos la necesidad de compartir este mensaje con otras mujeres de nuestra comunidad y El Señor ha sido fiel, mostrando evidencias de Su poder en muchas familias de nuestra ciudad y de otras provincias de nuestro país, a quienes les hemos compartido y las hemos invitado a involucrarse con este ministerio.
Hoy, por Su gracia, somos más las  mujeres que queremos que nuestros hogares sean el reflejo del corazón de Dios y Su plan redentor. Que El señor a través de esa gracia siga llamando a sus hijas de todo lugar. ¡Sólo a Dios  la Gloria!
“El Señor es mi porción, he prometido guardar sus palabras”
Salmo 119:57

SOBRE EL AUTOR

Débora Dilge de Peralta

Débora Dilge de Peralta

Débora está casada hace trece años con Víctor Peralta, Pastor de la Iglesia Cristiana de la Gracia en Bahía Blanca, Argentina. Tienen dos hijos, Efraín y Ana a quienes educan en casa y les instruyen cada día con el deseo de imprimir el Evangelio en sus corazones.
Convencida del diseño de Dios para las mujeres, Débora siente el llamado a llevar el mensaje de libertad, plenitud y abundancia en Cristo a las mujeres que la rodean. Además, comparte estudios bíblicos con mujeres en su iglesia local, y enseña en la escuela bíblica de niños.
Gozosa de servir como embajadora de Aviva Nuestros Corazones en su país, Débora siente un fuerte compromiso por extender el mensaje a las mujeres para que se unan al movimiento de Mujer Verdadera.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…