Ir al contenido principal

Al que mucho se le perdona - Lucas 7:36-50.

Sugel Michelén

En el relato de Lucas 7:36-50 hay dos personajes principales en los cuales el Señor Jesús se interesa. El primero es un fariseo llamado Simón. Él invitó con insistencia a Jesús a que fuera a comer a su casa. Sin embargo, cuando Jesús estuvo en su casa este hombre no aprovechó la oportunidad de tener al salvador en su hogar.
El segundo personaje es una mujer pecadora. El relato no nos dice cómo se llamaba esta mujer. Pero cuando se enteró que Jesús estaba en la casa de este fariseo ella fue a verlo. Cuando esta mujer se encuentra con Jesús su reacción corresponde a la comprensión que ella tenía de su propio pecado y de Cristo. Ella ni siquiera se atrevió a mirar al Señor. Se acercó por detrás. Ella sabía que Cristo la podía perdonar. En ningún momento esta mujer habla en la historia. Ella estaba rindiendo un homenaje de adoración a aquel que podía perdonarla de la esclavitud de su pecado. Esta mujer no tenía la fuerza para dejar su estilo de vida pero tuvo un entendimiento de quien era Jesús y comprendió que solo Él la podía salvar.
La reacción de esta mujer desagradó a Simón y su conclusión fue que como Jesús la aceptó pues no podía ser profeta. Esto demostró que, a diferencia de la mujer, Simón no estaba tan consciente de su deuda. Simón estaba interesado por la persona de Jesús, pero creía que no lo necesitaba como el salvador de su alma. Lo interesante es que Jesús estaba tratando de salvar a Simón y no a esta mujer pues ella ya sabía su condición.
En ocasiones no somos conscientes de nuestra deuda. Antes de que Dios nos perdone, todos tenemos la misma condición delante de Él. De modo que, estamos totalmente perdidos o estamos totalmente perdonados. Esta mujer amó mucho porque se le perdonó mucho. Esta mujer entendió lo que Jesús le ofreció. Como esta mujer, todo cristiano debe estar agradecido pues Dios le ha perdonado mucho.
Por último, debemos entender que no es por el hecho que amamos a Dios que somos perdonados; es porque somos perdonados que podemos amar a Dios. Esto fue lo que la Escritura mostró en la vida de esta mujer ahora perdonada y no pecadora delante de Dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…