Ir al contenido principal

Haciéndose Ella Misma Hermosa

(Mabel Hale- 1922)
 "Engañosa es la gracia y vana la hermosura; la mujer que teme al Señor esa será alabada" Proverbios 31:3
A veces, para mi diversión, he leído en las revistas esas cartas cómicas que las niñas escriben a los especialistas en belleza.
Si estas cartas podrían unirse todas, en una sola, sería leer algo como esto:
¿Cómo puedo hacerme tan hermosa, y ser admirada por mi buen aspecto?, ¡quiero librarme de todos mis defectos, mis pecas, y respingar mi nariz, mis espinillas y mi pelo fibroso! ¡Me gustaría tener mis manos y brazos muy bien formados,  me gustaría ser ni demasiada gruesa ni demasiada delgada!
Dígame, señorita especialista, ¿cómo puedo hacerme hermosa?

El hombre sabio de la antigüedad ha respondido a esta pregunta en palabras que son más apropiadas: "Engañosa es la gracia y vana la hermosura; la mujer que teme al Señor será alabada".
Toda muchacha es amante de la belleza <<Hermosas casas, hermosos muebles, flores hermosas, hermosas ropas, rostros hermosos >> - en cualquier cosa que la belleza es encontrada, habrán muchachas que la admiren. Desde el momento en que sus pequeñas manos pueden alcanzar, y sus labios de bebé puedan balbucear las palabras, ellas están admirando estas "cosas bonitas" y cuando un poco de aquella  belleza es suya su placer es ilimitado.
Cada chica anhela ser hermosa. Hay en la mujer una naturaleza tan profunda, como  la humanidad, que la obliga a luchar por la buena apariencia.
La tristeza más desesperada que existe para una chica joven, es que ella esté convencida  de que es irremediablemente fea e indeseable. 

¡Oh, las amargas lágrimas que se han derramado por pecas, o una piel áspera y llena de acné, y la energía que ha sido gastada en pintura y polvos, y en ondear los rizos para hacerse ella misma hermosa!
El deseo de ser hermosa no es poco femenino. Una mujer que no es hermosa, no puede debidamente ocupar su lugar.
 Pero, hay que señalar esto – La verdadera belleza no es de la cara, sino la del alma - Esta belleza es profunda y duradera, que va a brillar fuera de la cara, y va hacerla encantadora.
 Esta es la belleza que debe ser primero buscada y admirada. Es una cualidad de la mente y el corazón - y se manifiesta en palabra y obra.

¡Un corazón feliz, una cara sonriente, palabras y actos de amor, y el deseo de ser útil, hará que cualquier chica sea hermosa!
Un deseo de ser encantadora y agradable a la vista, no debe ser condenado por completo.
La Belleza de la cara y la forma no se da en todas las personas; pero cuando están presentes, pueden ser una bendición, si se utilizan correctamente. Pero una chica no tiene por qué sentir que su vida está arruinada, si ella no posee estas cosas exteriores.
El cuidado apropiado de su persona y su vestido, logrará que una chica poca atractiva tenga buen aspecto.
 ¿Qué es más repugnante que una mujer desaliñada? con su cabello despeinado, su cara y el cuello que necesitan de agua y jabón, su vestido en necesidad de reparación, sus zapatos sucios - ella ofrece una imagen de rechazar.
A pesar de que podría tener un gran corazón y muchas otras cualidades deseables - pero su aspecto descuidado los ocultara de la vista.
Pero la que siempre se mantiene a sí misma vestida con gusto, ordenadamente, y su persona aseada y ordenada, es atractiva y agradable.
Su cuidado personal sólo aumentará la gracia de su personalidad.
Es de lamentar cuando una chica carece de sensibilidad de preocupación y vergüenza, sobre sí misma, podría ser captada con su vestido descuidado y desordenado.

Ella debe disfrutar de mantenerse presentable y atractiva, no sólo cuando sale o recibe huéspedes - sino para agradar a los familiares de casa también.
Pero cuando una chica es siempre pinturas y polvos en la cara, tanto así que ella se parece a una chica de anuncios de cosméticos - mostrará solo un corazón necio, que no es hermoso.

En el vestidor de una determinada escuela, una pregunta surgió entre algunas chicas en cuanto a quien tenía las manos más hermosas.
La maestra escuchó atentamente a sus chicas. Mientras ellas comparaban sus manos y explicaban los secretos de cómo mantenerlas bien.
Nettie, dice: que una chica no puede mantener sus manos perfectas si lava platos o barre.
Maude, habló de los efectos perversos de sol frío y el viento.
Stella, habló de su crema para el cutis favorita.
Ethel, habló de la manicure apropiada.
  Por último la maestra hablo, en mi parecer  “Jennie Higgins tiene las manos más bellas de cualquier chica en la escuela".
 "Jennie Higgins” exclamó con asombro Nettie.
La maestra replico, sus manos son ásperas y rojas, y se ven como si ella nunca tuviera  cuidado de ellas. Nunca hubiera pensado en ellas como hermosas, si no hubiese  visto esas manos que llevan comida a los enfermos, y refrescan la frente de las personas ancianas. Ella es la ayuda principal de su madre viuda, ella es quien ordeña, lleva la madera y el agua, sí, y lava los platos de la noche y de la mañana, para que su madre este libre del trabajo duro.
 Nunca he sabido que ella se encuentre demasiada cansada para no hablar cariñosamente a su pequeña hermana, y ayudarla en su juego.
He encontrado esas manos tan ocupadas ayudando a su hermano en su cometa. AI decirte: “Que creo que son las manos más hermosas que nunca he visto”, es porque siempre están ocupadas y ayudando en alguna parte.

“Esta es la belleza en la que cada niña debe esforzarse - la belleza que viene de la generosidad y la utilidad”.
La belleza del rostro y su forma, es secundaria en importancia, pero no debe ser despreciada  si se utiliza correctamente, la belleza personal es un buen regalo; pero si esta trastorna la mente de una niña - se convertirá en una maldición para ella.

Tenga en cuenta a tales mujeres, que por causa de las hazañas nobles que han logrado, se ha hablado mucho de ellas en la prensa pública, como: Frances Willard, Florence Nightingale, o Edith Cavel - y considera si tú alguna vez, escuchaste de ellas si fueron bonitas o no. Nadie piensa en esas pequeñeces cuando se habla de lo grandes que son de alma.

 ¡La chica que depende de su cara bonita o la forma de la atracción, son más dignas de lástima!
Esos artículos en revistas que exaltan la idea de la belleza exterior, están complaciendo a la parte más vil de la naturaleza.
Uno puede ser perfectamente hermosa de lejos, pero ese tipo de belleza se va y carece de la verdadera belleza que es como una diadema real en la cabeza.
Las que ocupan mucho tiempo en aumentar sus encantos personales están viviendo en un nivel inferior.
Un alma hermosa que brilla hacia fuera con un rostro poco atractivo - es mucho más atractivo que una cara hermosa, de la que se ve en un alma llena de egoísmo y orgullo.

 <<Mi pequeña amiga, no seas descuidada de la buena apariencia que Dios te ha dado, ten cuidado al vestirte y asistir a la pulcritud personal; el desorden y el descuido ocultan la belleza de buenas acciones - pero la grandeza de alma y nobleza de corazón, esconden la imperfección del rostro>>.

 Busque la bondad y la pureza, luego esfuércese por mantener el cuerpo en armonía con la belleza del corazón. 
Tómese el tiempo para estar presentable - pero no utilice el tiempo en el espejo como un oficio amoroso. Deje que su principal encanto sea de corazón y mente - no el de la cara y la figura.
 ¡Busca la verdadera belleza que dura incluso en la vejez! 

Salomón, en uno de sus dichos sabios, expresó claramente lo malo de una mujer que es hermosa de cara, pero que carece de la verdadera belleza del alma:
"Al igual que un anillo de oro en el hocico de un cerdo - es una mujer bella pero indiscreta”  Prov 11:22.
Así como los cerdos pueden sumergirse con la joya de oro en la suciedad y lodo donde el escavó en la inmundicia  - lo hará una mujer bonita que no es piadosa, su belleza la arrastrara hasta lo más bajo.

 Son muchas tentaciones peculiares para aquellas que son sólo preciosas de cara, sin verdadera belleza del alma  ¡una cara bonita es un regalo peligroso!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…