Ir al contenido principal

¿Es necesario el bautismo para la salvación?

La respuesta es no. Debemos examinar lo que dice la Escritura sobre esto.
Primero, es muy claro en un pasaje como Hechos 15 y Romanos 4 que un hecho externo no es necesario para la salvación. La salvación es por gracia divina por medio de la fe únicamente (Romanos 3:22, 24, 25, 26, 28, 30; 4:5; Gálatas 2;16; Efesios 2:8-9; Filipenses 3:9, etc.).
Si el bautismo en agua fuera necesario para la salvación, esperaríamos encontrarlo subrayado cada vez que se presenta el evangelio en la Escritura. Sin embargo, este no es el caso. Pedro menciona el bautismo en su sermón en el día de Pentecostés (Hechos 2:38). En su sermón desde el pórtico llamado de Salomón (Hechos 3:12-26), Pedro no hace referencia al bautismo, pero relaciona el perdón de pecado al arrepentimiento (3:19). ¿Si el bautismo fuera necesario para el perdón de pecado, por qué Pedro no lo mencionó en Hechos 3?
Pablo nunca hizo el bautismo en agua parte de su presentación del evangelio. En 1 Corintios 15:1-4, Pablo da un resumen corto del mensaje del evangelio que predicó. No hay mención del bautismo. En 1 Corintios 1:17, Pablo declara, “Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio”, así claramente diferenciando el evangelio del bautismo.
Esos pasajes son difíciles de entender si el bautismo en agua es necesario para la salvación. Si el bautismo fuera parte del evangelio mismo,  y fuera necesario para la salvación, ¿qué caso hubiera tenido que Pablo predicara el evangelio, pero no el bautismo? Nadie hubiera sido salvo. Pablo claramente entendió que el bautismo en agua ha de ser separado del evangelio, haciéndolo algo que no es necesario para la salvación.
Tal vez la refutación más irrefutable de la creencia que el bautismo es necesario para la salvación, es de aquellos que fueron salvos sin bautizarse. La mujer arrepentida (Lucas 7:37-50), el paralítico (Mateo 9:2), el publicano (Lucas 18:13-14), y el ladrón en la cruz (Lucas 23:39-43) todos experimentaron el perdón de sus pecados aparte del bautismo. Por esa razón, no tenemos record que los apóstoles fueron bautizados, y todavía Jesús los pronunció limpios de sus pecados (Juan 15:3 – note que la Palabra de Dios, no el bautismo, era lo que los limpió).
La Biblia también nos da el ejemplo de las personas que fueron salvas antes de ser bautizadas. En Hechos 10:44-48, Cornelio y aquellos con él fueron convertidos por medio del mensaje de Pablo. Ellos fueron salvos antes del bautismo, y es evidente en su recepción del Espíritu Santo (v. 44) y los dones del Espíritu (v. 46) antes de su bautismo. Es más, habían recibido el Espíritu Santo (y por lo tanto eran salvos) lo que movió a Pedro a bautizarlos (cp. v. 47).
Unos de los principios básicos de la interpretación bíblica es la analogia scriptura, la analogía de la Escritura – debemos comparar la Escritura con la Escritura para poder entenderla en su sentido propio. Ya que la Biblia no se contradice, cualquier interpretación de un pasaje específico que contradice la enseñanza general de la Biblia debe ser rechazada.
Ya que la enseñanza general de la Biblia es, como lo hemos visto, que el bautismo y otras formas de ritos no son necesarios para la salvación, ningún pasaje individual puede enseñar de otra forma. Así que debemos buscar interpretaciones de esos pasajes que están en harmonía con la enseñanza general de la Escritura.
Con eso en mente, hay que ver brevemente algunos pasajes que parecen enseñar que el bautismo es un requisito para la salvación.
En Hechos 2:38, Pedro parece relacionar el perdón de pecados al bautismo. Pero hay varias interpretaciones plausibles de este versículo que no conecta el perdón de pecados con el bautismo. Es posible traducir la preposición griega eis – “a causa de”, o “sobre la base de”, en vez de “por”. Se usa en este sentido en Mateo 3:11; 12:41 y Lucas 11:32.
También es posible tomar la cláusula “y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo” entre paréntesis. El apoyo para esa interpretación viene del hecho que “arrepentíos” y “vuestros” son plurales, mientras “sed bautizados” es singular, así separándolo del resto del versículo. Si esa interpretación es correcta, el versículo leería, “Arrepentíos (y sed bautizados cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo) para perdón de vuestros pecados”. El perdón es conectado con el arrepentimiento, no el bautismo, y así seguir con la enseñanza consistente del Nuevo Testamento (cp. Lucas 24:47; Juan 3:18; Hechos 5:31; 10:43; 13:38; 26:18; Efesios 5:26).
Una tercera posibilidad existe, como Wallace lo explica en Greek Grammar Beyond the Basics [Gramática griega más allá de lo básico]:
Es posible que para una audiencia judía del primer siglo (también para Pedro), la idea del bautismo puede incorporar ambas las realidades espirituales y los símbolos físicos. En otras palabras, cuando uno hablaba del bautismo, él usualmente incluía ambas ideas – la realidad y el ritual. Es mostrado que Pedro hace una conexión fuerte entre estos dos en los capítulos 10 y 11. En 11:15-16 él recalca la conversión de Cornelio y sus amigos, señalando que al punto de su conversión fueron bautizados por el Espíritu Santo. Después que había visto esto, él declaró, “¿Puede acaso alguien negar el agua para que sean bautizados éstos que han recibido el Espíritu Santo…?” (10:47)
El punto es que si hubieran tenido un testimonio interno del Espíritu Santo por medio del bautismo espiritual, debe de haber testimonio/reconocimiento público por medio del bautismo de agua también. Esto no solo explicaría Hechos 2:38 (Pedro habló la realidad de ambos y el cuadro solamente muestra la realidad que remueve pecados), pero también la razón por la que el Nuevo Testamento habla de solamente creyentes bautizados (de lo que podemos ver): El bautismo de agua no es una causa de salvación, pero es un marco; y así sirve como reconocimiento público (por aquellos que estén presentes) y es una confesión pública (por el convertido) que uno ha sido bautizado por el Espíritu.
Marcos 16:16, un versículo citado frecuentemente para probar que el bautismo es necesario para la salvación, es actualmente una prueba opuesta. Note que la base para la condenación en ese versículo no es el fallo de no ser bautizado, sino el no creer. El bautismo es mencionado en la primera parte del versículo porque fue el símbolo externo que siempre acompañaba la creencia interna.
Debo mencionar también que muchos académicos textuales consideran poco probable que vv. 9-20 son una parte autentica del evangelio de Marcos. No podemos discutir aquí toda la evidencia textual que ha causado a muchos académicos del Nuevo Testamento rechazar este pasaje.
El bautismo de agua no parece ser lo que Pedro tenía en mente en 1 Pedro 3:21. La palabra en ingles “bautismo” es simplemente transliterada a la palabra griega baptizo, que significa “sumergir”. Baptizo no siempre se refiere al bautismo de agua en el Nuevo Testamento (cp. Mateo 3:11; Marcos 1:8; 7:4; 10:38-39; Lucas 3:16; 11:38; 12:50; Juan 1:33; Hechos 1:5; 11:16; 1 Corintios 10:2; 12:13).
Entonces Pedro no está hablando de sumersión en agua, como la frase “no el removimiento de tierra de la carne”. Él se refiere a la sumersión en la muerte de Cristo y Su resurrección por medio de “una apelación a Dios para una buena consciencia”, o arrepentimiento. De nuevo, no es un hecho externo que salva, pero una realidad interna de la obra regeneradora del Espíritu  (Tito 3:4-8).
Tampoco creo que el bautismo de agua esté implicado en Romanos 6 o Gálatas 3. Yo veo en esos pasajes una referencia al bautismo del Espíritu Santo (1 Corintios 12:13). Para una exposición detallada de estos pasajes, les refiero a mis comentarios sobre Gálatas y Romanos.
En Hechos 22:16, Pablo recuerda las palabras de Ananías hacia él después de su experiencia en el camino a Damasco: “Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre”. Es mejor conectar esa frase “lava tus pecados” con “invocando su nombre”. Si lo conectamos con “bautízate”, el participio griego epikalesamenos (“llamado”) no tuviera un antecedente. Los pecados de Pablo fueron lavados no por el bautismo, pero por haber invocado Su nombre.
El bautismo de agua ciertamente es importante, y requerido de cada creyente. Sin embargo, el Nuevo Testamento no enseña que el bautismo es necesario para la salvación.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…