Ir al contenido principal

Mujer virtuosa vs mujer virtual

Una de las mayores preocupaciones que tienen hoy en día las mujeres creyentes solteras es: ¿Con quién me casaré y cuándo?..., seguida a su frase muy común del: ¡ya se me pasan los años!  ¡como sea tengo que casarme antes de los ".." años!

Esta desesperación y preocupación está logrando que muchas mujeres solteras busquen en sus fuerzas humanas a su compañero, tal y como lo hacen las mujeres sin Cristo, algunas tratan de ser halladas por medio de muchos enamorados y ver así quien es el elegido, o uniéndose a un impío lo cual tampoco es bíblico.
Existen también solteras "cristianas" que usan " la forma exterior" vistiéndose muy atractivas, sensuales y provocadoras, engañándose a sí mismas; porque la seducción solo atrapa hombres "externos". Otras han entrado a la moda "del enamoramiento virtual" corriendo el riesgo de conocer a personas irreales, con caracteres irreales lejos de ser verdaderos piadosos; porque el hecho que citen algunas referencias bíblicas o frases de ciertos predicadores célebres no es un fruto de que sean creyentes genuinos. Porque ningún hombre creyente que espera el favor de Dios y le ora, por su idónea buscara una mujer virtual o conocida de apariencias externas conformada a la imagen del mundo, él tendrá discernimiento, será guiado por su Dios. De igual manera lo será aquella doncella que espera en el Señor, y vive para Dios, el Señor la librara del hombre engañador y encantador.

 Hoy pareciera que el dizque "amor" entra por los ojos, y ya no son unidos y hallados de acuerdo a la voluntad de Dios y en base al amor de Dios, unidos en el amor eterno que enfrenta lo malo y lo bueno, y  donde ambos reflejen a Jesucristo. 
 El diablo y su corazón, les ha hecho creer que es así de fácil el unirse en matrimonio, el ser una mujer virtuosa, piensan que es algo simple, olvidando que todo creyente sea hombre o mujer está llamado a vivir y a guardarse en santidad desde el interior y exterior, sea soltero o casado y no hablo de legalismo, de cierto tipo de normas y reglas, sino del pudor y decoro, de la sabiduría,  del temor, de la prudencia, de la sensatez, de la voluntad de  Dios, de todo lo que la Biblia instruye, de reflejar la belleza de Cristo y esta debe ser mostrada en todo tiempo, sin engaño, sin hipocresía  sin fingimiento.

 La mujer de Proverbios 31, es una viva representación de virtudes, de piedad que se muestran en el carácter de alguien que ha sido temerosa de Dios y su Palabra desde antes de estar casada. Pues aquellas que son buenas esposas, han tenido que ser sumisas y obedientes al Señor desde su soltería, salvo algunas que ya casadas hemos sido salvadas y en el camino hemos aprendido como ser una mujer virtuosa.

Pero si cada mujer soltera y doncella cumpliera su parte, su responsabilidad como dice en:
 1 Corintios 7:34. ".La mujer que no está casada y la doncella se preocupan por las cosas del Señor, para ser santas tanto en cuerpo como en espíritu". 
Su soltería seria  un tiempo de preparación para convertirse en la mujer virtuosa.  De la mujer creyente  dependerá en ser llamada una mujer sabia, o una necia, una que construye o una que destruye, una que es corona de su marido o una que es vergüenza de su marido, aquí hay versículos referentes a ello. 
Prov, 12:4, 11:22, 9:13, 18:22, 21:9, 21:19, 31:10-31.
Toda mujer creyente debería ser una mujer llena de virtudes, no perfecta, pero si una que se esfuerza por agradar a Dios y como consecuencia lo sería también para su marido.

Recuerda que la mujer virtual es hallada fácilmente, la virtuosa es hallada en el tiempo del Señor.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…