Ir al contenido principal

El testimonio de Dios

“El estableció testimonio en Jacob, y puso ley en Israel, la cual mando a nuestros padres que le notificasen a sus hijos."
(SALMO 78:5)

Este Salmo revela parte de los atributos de Dios, en especial lo que es su fidelidad. Pero tambien tambien revela que a través de su palabra se revela su persona, su ser y su gloria, que es la suma de sus atributos. Dios ordenaba al pueblo de Israel que debían transmitir las enseñanzas acerca de las obras de Dios, sus maravillas y su fidelidad. Salmo 19:7 nos dice: "La ley del Señor es perfecta, que restaura el alma, el testimonio del Señor es seguro, que hace sabio al sencillo."

Hay principios que podemos aprender en esta escritura, que son útiles para nuestra vida como creyentes.

Salmo 78:5: El primer principio que aprendemos es la importancia de dedicar tiempo a la palabra de Dios y a nuestros hijos para que ellos conozcan que Dios ha dejado sus leyes y sus mandamientos para nuestras vida. Es una responsabilidad que no podemos delegarla a nadie mas. Aunque es importante la enseñanza en la Iglesia y en grupos bíblicos, el mandamiento es hacia los padres como la primera fuente de enseñanza. Salmo 22:6 nos dice: "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartara de el."

Salmo 78:6 nos dice: "Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; y los que se levantaran lo cuenten a sus hijos." Otro principio es El deseo de Dios que nuestras generaciones siguientes sean bendecidas en el conocimiento del Dios vivo único y verdadero. Muchos de nosotros no tuvimos esa bendición de tener padres o abuelos creyentes, pero ahora entendemos que la gracia de Dios nos alcanzo y por eso es nuestro deber construir nuevas generaciones en la verdades de Dios. Deuteronomio 6:6-7 nos dice: "Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablaras de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes."

Salmo 78:7: "A fin de que pongan en Dios su confianza y no se olviden de las obras de Dios; que guarden sus mandamientos." Otro principio es que su pueblo, y las generaciones siguientes, aprendieran a confiar en la bondad y fidelidad de Dios. Este mismo mandamiento esta vigente hoy en día para nosotros. Dios es fiel, sus promesas verdaderas, y su soberanía y providencia nos conduce a su propósito eterno. Romanos 8:28 nos dice: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados."

Salmo 78:8: "Y no sean como sus padres, generación contumaz y rebelde; generación que no dispuso su corazón y cuyo espíritu no fue fiel a Dios." Este principio nos muestra el resultado y consecuencia de la negligencia, desobediencia y orgullo en nuestro corazón, por no atender a los mandamientos de nuestro Dios. Sabemos por las Escrituras, las consecuencias que sufrió el pueblo de Israel por su infidelidad y idolatría, haciendo caso omiso a los testimonios, las obras y maravillas que Dios hizo delante de ellos. Jueces 2:10 nos dice: "Y toda aquella generación tambien fue reunida a sus padres. Y se levanto después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que el había hecho por Israel."

Amadas hermanas; Nuestros hijos están expuestos por diversos medios sociales a tanta información errónea y alterada, pero sobre todo en contra de Dios. A lo bueno hoy le llaman malo, y a lo malo bueno. Es allí donde la palabra de Dios y sus mandamientos nos manda a velar con diligencia para guardar las mentes y corazones de ellos. Toda edad es apropiada para tomarnos tiempo y enseñar las verdades y las obras que Dios ha hecho de generación en generación hasta nuestras propias vidas. Si hacemos esto, nuestros hijos tambien las enseñaran a sus hijos alcanzando así a las siguientes generaciones.

Es mi oración para todas las que somos madres o abuelas, a que no desmayemos ni nos cansemos pues a su tiempo se verán los resultados, pues fiel es Dios que lo ha prometido.
Recordemos las palabras del Apóstol Pablo a los Galatas 6:9 "No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo cegaremos, si no desmayamos."

Dios les bendiga 

Sandra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…