Ir al contenido principal

¿Qué enseña la Biblia sobre los anticonceptivos?

Para empezar, nosotros sabemos que Dios aprueba el tener hijos. Esto es evidente en Tito 2:3-5 y en la exhortación de Pablo a las viudas jóvenes en 1 Timoteo 5:12. Salmo 127:3-5 dice que los hijos son un regalo de Dios y el hombre que tiene muchos hijos es bendecido. Una familia grande requiere mucha responsabilidad, pero hijos criados de una manera piadosa influenciarán al mundo para bien y para la gloria de Dios.
No obstante, nada en las Escrituras prohíbe a matrimonios a usar anticonceptivos, ya sea por un tiempo para retrasar la concepción, o permanentemente cuando ya han tenido hijos y están determinados que su familia está completa.
Sin embargo, no todos los medios anticonceptivos son aceptables. El aborto, tal vez el método más usado como “anticonceptivo” hoy en día, equivaldría al asesinato (cp. Éxodo 21:22, en donde el asesinato de un feto por nacer se castigaba con pena de muerte). Salmo 139:13-16 indica claramente que la vida fetal es vida humana. Cualquier forma de anticonceptivo que destruye un feto u óvulo fertilizado para prevenir la concepción es mala.
Otros métodos de anticonceptivos, incluyendo formas no abortivas de la pastilla, condones o procedimientos quirúrgicos comunes de ligadura tubárico o vasectomía, no plantean un problema bíblicamente. Si los cónyuges están persuadidos en sus consciencias ante Dios que no deben tener más hijos, ninguna escritura les prohíbe continuar con esa decisión.
En nuestro punto de vista, los anticonceptivos son bíblicamente admisibles. Al mismo tiempo, matrimonios no deben practicar los anticonceptivos si violan sus consciencias (Romanos 14:23) – no porque los anticonceptivos sean intrínsecamente pecaminosos, pero porque siempre es incorrecto violar nuestras consciencias. La pregunta para una consciencia mal informada es no violarla, sino corregirla e informarla con información bíblica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Mujer fuerte en Dios

Una de las grandes mentiras acerca de la mujer, es que ésta es débil, incapaz, o carente de recursos para cumplir sus funciones....
Dios creó a la mujer con las cualidades necesarias para llevar a cabo sus tareas. Y una de estas cualidades es la fortaleza.

En Proverbios 31:10 encontramos la palabra “virtuosa”.
“Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará?”
¿Qué significa esto?
“Virtuosa” significa fortaleza y poder.
Se refiere a alguien CAPAZ, COMPETENTE, FUERTE, VALIENTE, POTENTE Y EFICIENTE.

Esta mujer, tiene una fortaleza como la de un soldado que va a la guerra.
Proverbios 31:25 dice “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

Una mujer virtuosa es fuerte en Dios. Tiene un futuro por delante y sonríe al verlo venir.

Dios nos ha dotado de esta fortaleza para afrontar cada tarea.
Fuerza para el cuidado y enseñanza de nuestros hijos, para ser el apoyo y ayuda idónea de nuestro esposo.
Fuerza, para no bajar los brazos en situaciones difíciles y afrontar seguras el porvenir.
Dio…