Ir al contenido principal

La sumisión no es de un solo sentido

Por John MacArthur
En muchas áreas de la sumisión de la vida es una calle de un solo sentido. Los ciudadanos deben someterse a la policía, los soldados deben someterse a sus oficiales al mando, y los empleados deben someterse a sus empleadores. Cuando se viola esa calle de un solo sentido, el infractor por lo general pierde. Pero en la Escritura, la sumisión entre los creyentes es una calle de doble sentido. Y cuando se viola esta norma, si afecta a todos en el camino.
Mientras que la Palabra de Dios manda la sumisión dentro de su diseño para la familia, es una sumisiónmutua entre el marido y la mujer, que busca poner uno al otro primero (Filipenses 2:3). Ese tipo de sumisión está muy lejos de la caricatura de los maridos y esposas opresivas tímidas que el mundo se burla y desprecia.
Y, sin embargo, es obvio que el apóstol Pablo nunca imaginó que el principio de la sumisión mutuaderrocaría completamente la idea misma de la autoridad. Si esa era su intención, él no habría esbozado los diversos roles en la familia. En cambio, se dejó muy claro que el marido es cabeza de la casa y los padres tienen un papel propio y esencial de la autoridad sobre los hijos.
No obstante, es fundamental darse cuenta de que Pablo comenzó con el principio de sumisión mutua. Esa era su tema, y es el principio fundamental que yace bajo todo lo que dice acerca de la familia. Si desea una simple regla de oro más que cualquier otra cosa para garantizar la armonía y la salud en la familia, sería difícil pensar en algo más profundo o más provechoso que el simple mandamiento que Pablo usó como un trampolín hacia su extensa discusión de los roles familiares: "[Someteos] unos a otros en el temor de Cristo" (Efesios 5:21).
Lo Que la Sumisión No Es
Las esposas a menudo han llevado la peor parte de Efesios 5, como si este pasaje solo tratare de la sumisión de la esposa y el dominio del marido en el hogar. He oído hablar de más de un hogar donde un exceso de celo, un marido autoritario constantemente celebró el versículo 22 ("Las casadas estén sujetas a sus propios maridos") sobre la cabeza de la mujer. El versículo bien podría esculpirse en un bate de béisbol y colgarse sobre el fregadero..
Pero ese tipo de actitud es una violación de todo el espíritu del pasaje. Es interesante observar que en el texto griego, la palabra para "someteos" ni siquiera aparece en el versículo 22. La idea, sin duda está implícita, pero la expresión griega es elíptica, omitiendo la palabra sumisión, y confiando en la fuerza del verso 21 para dejar el significado claro. En otras palabras, una traducción literal de los versículos 21-22 leería algo como esto: “Someteos unos a otros en el temor de Dios. Las esposas, a sus propios maridos, como al Señor.”
Así que tenga en cuenta que el énfasis de Pablo, ante todo, esta sobre la mutualidad de la sumisión. Todo el mundo en la iglesia debe someterse a todos los demás. El mandamiento de presentar no es sólo para mujeres, pero para los maridos también. Y los versículos 22-24 simplemente explican cómo las esposas deben someterse a sus maridos: con el mismo tipo de respeto y devoción que tienen con Cristo.
Maridos Sumisos
Pero si ese es el mandamiento que la Escritura da a las esposas, ¿el principio de sumisión mutuarealmente significa que el marido debe someterse a la mujer también? Ciertamente lo hace. Pablo continuó diciendo en los versículos 25-29 que el marido debe la esposa del mismo tipo de amor y devoción a Cristo mostró por la iglesia: "así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella" (v 25). No hay mayor acto de sumisión, que morir por alguien, y eso es precisamente lo que Cristo hizo por la iglesia. Puesto que a los esposos se les ordena amar a sus esposas como Cristo amó a la iglesia, esto requiere el máximo auto-sacrificio de la sumisión y un servicio por la esposa.
Esto no significa, por supuesto, que el marido deba abdicar su función ordenada por Dios de liderazgo y autoridad en el hogar. Lo que sí significa es que la forma en que debe ejercer su liderazgo no es enseñoreándose de su esposa y su familia, sino sirviéndoles y sacrificándose por ellos con una humildad cristiana. Él debe apoyar a su esposa, ayudándole a llevar sus cargas y asumir todas sus preocupaciones, incluso si eso significa sacrificar sus propios deseos para satisfacer sus necesidades. Es un tipo diferente de sumisión, no es sumisión a ella como una figura de autoridad, sino la voluntad amorosa de sacrificarse por ella, servirla, y buscar su bien. En otras palabras, el objetivo principal del esposo piadoso debe ser agradar a su esposa en lugar de simplemente hacer su propia voluntad y exigiendo que ella se ponga en línea.
Pablo también llegó a sugerir que incluso hay un verdadero sentido en el que el padre piadoso debe someterse a sus propios hijos. Una vez más, el padre debe hacer esto no abdicando su patria potestad, sino más bien a través del servicio de sacrificio y un desinteresado prestado para sus hijos. En otras palabras, el sigue los patrones de su liderazgo, a ejemplo de Cristo, cuya mansedumbre los profetas predijeron:
No contenderá, ni gritara, ni habrá quien en las calles oiga su voz. No quebrara la caña cascada, ni apagara la mecha que humea, hasta que lleve a la victoria la justicia. (Mateo 12:19-20)
He aquí cómo Pablo dijo un padre debe mostrar sumisión a sus propios hijos: "Padres, no provoquéis a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor" (Efesios 6: 4).
Por supuesto, Pablo también ordenó a los hijos a obedecer a sus padres y criados a obedecer a sus amos. Pero nunca imaginó la sumisión como una calle de un solo sentido. Al igual que los padres, los maestros también deben mostrar respeto y amabilidad a sus siervos (6: 9).
Sumisión Sacrificial
Al final, todos en el hogar tienen la obligación de someterse en algún momento y de alguna manera específica a todos los demás. Sí, las esposas deben someterse al liderazgo de sus maridos. Pero también los maridos deben inclinarse a las necesidades de sus esposas. Ciertamente, los niños tienen que obedecer a sus padres. Pero los padres también tienen el deber de servir y sacrificarse por sus hijos. Por supuesto los funcionarios tienen que ceder a la autoridad de sus amos. Pero los maestros también se les manda a tratar a sus siervos con dignidad y respeto – estimando incluso el más humilde siervo mejor que ellos mismos.
En otras palabras, Pablo mandó a cada cristiano a ser un ejemplo de la sumisión y el servicio a los demás. Ese sencillo principio es la clave de la armonía y la felicidad en el hogar. Los hombres dominantes que intentan utilizar Efesios 5 como un club para mantener a sus esposas en una especie de sumisión servil han perdido todo el sentido de este pasaje. Incluso si Dios te ha dado una posición de liderazgo, usted tiene el deber de tomar el papel de un siervo, porque eso es precisamente lo que Cristo hizo por nosotros.
Nuestro Señor fue muy claro en su enseñanza sobre este asunto. Mateo 20:25-27 registra cómo Jesús llamó a los discípulos y les enseñó esta misma lección:
Pero Jesús, llamándolos junto a sí, dijo: Sabéis que los gobernantes de los gentiles se enseñorean de ellos, y que los grandes ejercen autoridad sobre ellos. No ha de ser así entre vosotros, sino que el que quiera entre vosotros llegar a ser grande, será vuestro servidor, y el que quiera entre vosotros ser el primero, será vuestro siervo.
( Adaptado de The Fulfilled Family )

Disponible en línea en: http://gty.org/resources/Blog/B150413 
COPYRIGHT © 2015 Gracia a Vosotros

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…