Ir al contenido principal

¿Debería llorar u orar?

Por: Clara Nathalie Sánchez Díaz
En una ocasión escuché a una persona muy sabia decir que uno de sus deseos más profundos es caminar en santidad de tal forma que 10 años más adelante cuando mire su propia vida le sorprendan las cosas pecaminosas que hacía sin darse cuenta... Ese también debería ser nuestro deseo, que exista cada vez menos pecado en nosotras. En verdad eso solo es posible asesinando al "yo" cada día y dejando que Cristo viva en nosotras.  Esta vivencia se une a algo que ha estado en mi mente las últimas semanas.
Hay varios momentos en el día en los que siento deseos de llorar pero, a la luz de la Palabra, las razones son bastante pecaminosas.  Mi corazón llora cuando las cosas no salen como yo quería, o cuando los demás no me toman en consideración, a veces llora incluso cuando alguien conocido pasa cerca de mí sin extenderme un saludo. O cuando siento rabia porque el otro no reacciona como espero, llora y patalea cuando Dios no me da lo que yo quiero y Él debería saber lo que es mejor para mí... El meollo del asunto es que el llanto de nuestro corazón revela quién está en el trono.
Todas estas cosas que menciono arriba son solo evidencia del pecado remanente en mi corazón, y si lo disfrazo como "dolorcito" me olvido de ponerle sus nombres, "envidia" "egoísmo" "celos" "egocentrismo" "rebeldía" "idolatría"... Todo esto debería llevarme a arrepentirme, no a deprimirme.  Pero lloramos y nos quejamos por estas cosas cuando lo único que deberíamos hacer es ir a la Cruz arrepentidas, día tras día, hora tras hora.
No sé tú, pero yo muchas veces lloro cuando debería orar y he hecho de esto un hábito en mi vida. El pecado nos mantendrá alejadas de Dios mientras no lo reconozcamos como tal y vayamos a Él arrepentidas. A menos que nuestros corazones dependan de Él como las hojas de un tronco, nuestros frutos seguirán siendo los de nuestra carne.
Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia;
          conforme a lo inmenso de tu compasión, borra mis transgresiones.
 Lávame por completo de mi maldad,
          y límpiame de mi pecado.
Porque yo reconozco mis transgresiones,
          y mi pecado está siempre delante de mí.
Salmos 51:1-3
Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…