Ir al contenido principal

Cuando tu esposa batalla en seguirte

Por Eric Davis
Todo esposo estaría de acuerdo con el reformador, Martín Lutero, que el matrimonio es la escuela del carácter. No hay muchos crisoles diarios como este en el que Dios purifica y santifica en tales formas necesarias y benditas.
Una de esas áreas en particular para los esposos es aprender a dirigir una esposa bíblicamente. Además de sus propias imperfecciones, los esposos pueden luchar con la forma de dirigir a una mujer que lucha por abrazar el buen diseño de Dios de la sumisión. Pocas cosas en el matrimonio representan un desafío mayor que la sumisión bíblica. Como tal, es una de las luchas maritales más comunes.
. Pero la mayoría de las mujeres en estas situaciones no se embarcan en un viaje con el objetivo de: “Yo no quiero el tipo de liderazgo de Dios.” Me he dado cuenta que casi toda esposa quiere ser guiada. De hecho, no es raro que las esposas no convertidas que respondan favorablemente al liderazgo bíblico del esposo convertido. Eso tiene sentido porque esta liderar es humildad, servir, abnegación y amor.
Ahora, se necesita la compasión y la paciencia de los maridos en esta zona por varias razones. En primer lugar, Dios en Cristo es tan radicalmente compasivo y paciente con nosotros los esposos. En segundo lugar, las esposas nacen en Adán. Una resistencia a la sumisión bíblica es natural. En tercer lugar, nuestro liderazgo, como esposos, no es tan bueno como el de Cristo. Existen defectos. Si fuéramos nuestras esposas, sería una batalla par nosotros sometemos a nosotros.
Pero algunos de nosotros maridos nos encontramos en la situación desanimada a menudo humillante donde nuestras mujeres persisten en la lucha a seguir nuestro liderazgo. Probablemente no es una exageración decir que la mayoría de las veces, el esposo no es la parte inocente aquí. Hay excepciones. Pero en su mayor parte, si su esposa se esfuerza por seguirle, es necesario que el marido considere algunas preguntas.
Aquí hay siete preguntas un marido podría preguntarse si su esposa se ​​esfuerza por seguirle:
  1. ¿Es mi meta que ella se someta a mí?
Si es así, tengo el objetivo equivocado como marido. En todo lo que hacemos, la meta de ser marido no es la sumisión de mi esposa, sino la glorificación de mi Señor.
“Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios” (1 Cor 10,31).
“Por eso, ya sea presentes o ausentes, ambicionamos serle agradables.” (2 Corintios 5:9).
Como esposo, actúo no con el objetivo de conseguir que mi esposa hacer esto o aquello, sino para ser el marido que Dios quiere; un marido agradable a Cristo. El fruto de eso puede o no puede ser una mujer que se someta. En cualquier caso, el objetivo del marido no cambia: la gloria de Dios, de mi vocación como marido.
  1. ¿Qué quiero decir, "Ella no me siga"? , O, "Ella no se someterá a mí"?
¿Entendemos lo que es la sumisión bíblica? La vacilación de una esposa para poner en práctica la dirección de Abraham (es decir, llamaba a su esposo "señor," 1 Pedro 3: 6) no es error de sumisión. Si una mujer no hace todo lo que un marido le pide, confronta el pecado de su marido, o le da retroalimentación sobre su paternidad, por ejemplo, no es necesariamente insumisa.
Martha Peace ha escrito que la sumisión no es desigualdad, reconocer al marido como infalible, inmóvil (la esposa no es un esclavo o un tapete), inarticulado (comunicación no significa silencio o no hablar), o estancamiento intelectual (La Esposa Excelente).
En su lugar, la sumisión tiene sus raíces en el papel de Dios para las esposas como una imagen, en parte, de la gloriosa relación de la iglesia mientras ella se somete a Jesucristo. A la luz de su obra expiatoria sustitutiva para ella, ella llega a someterse. Así que, puesto que tiene sus raíces en el Evangelio de Cristo, la sumisión bíblica es intrínsecamente gloriosa y algo de gran dignidad.
Además, la sumisión es una forma de vida para todos los creyentes, una protección para las esposas, una actitud, un acto de la voluntad (no sentimiento), y una demostración de su amor y respeto por el Señor (Martha Peace, La Esposa Excelente).
  1. ¿Estoy promoviendo una atmósfera que es fácil de seguir y que conduce a la sumisión?
clip_image004Cristo es el ejemplo aquí. Su amor sacrificial y liderazgo de siervo es algo que es propicio para la sumisión de la iglesia (Marcos 10: 42-45, Efesios 5: 25-27). Eso es clave para el liderazgo en cualquier ámbito, especialmente en el matrimonio. ¿Soy el tipo de persona a la que es seguro someterse? ¿Hay alguien que quiere seguirme? Si yo no fuera yo, ¿me seguiría y me sometería a mí?
¿Cuál es nuestro enfoque de liderazgo? ¿Es bíblico y con el objetivo de imitar algo de Cristo en su obra de salvación por la iglesia?
Además, los maridos pueden recoger algo sobre nuestro liderazgo con la pregunta “¿A quién considera Dios seguro someterse, en términos generales?” los ancianos bíblicos es un ejemplo (Hebreos 13:17). Esto significa que un tipo con una medida de requisitos de ancianos estará promoviendo un entorno propicio para la sumisión de los demás. Así que, mientras el esposo busca a Cristo, puede hacer de los requisitos de ancianos su objetivo de carácter con el fin de ayudar a su esposa en esta área.
  1. ¿Estoy regularmente orando por mi esposa?
Si lo estoy, ¿Qué estoy orando? ¿Con qué frecuencia? ¿Estoy solo orando para que ella se someta a mi?
Debemos estar orando otras cosas, por ejemplo, que ella ame a Cristo, contemple a Cristo, desee someterse y obedecer a Cristo, que a ella ame la palabra, y que por el Espíritu sea transformarla en la imagen de Cristo.
Aún más, ¿estoy rogando a Dios por mi propia santidad, y más aún estoy orando por su sumisión? ¿Estoy pidiendo a Dios que me haga un marido a quien se pueda someter con gozo?
  1. ¿Estoy activamente arrepintiéndome de mi propio pecado?
Antes de centrarse exclusivamente y extensamente sobre sus luchas, tenemos que cuidadosamente y bíblicamente y en oración examinarnos a nosotros mismos ver si hay un registro de liderazgo en nuestro ojo (Mateo 7:3-5).
Podríamos pensar en hacer algo como tomar tiempo para escribir en oración 10-20 maneras en que podemos pensar de dónde hemos fallado en llevar la Biblia a la casa, tener una actitud impía hacia ella, y acciones impías. Después confesamos y pedimos el perdón de Dios, entonces podemos hacer lo mismo con nuestra esposa. Esto puede ser poderoso para una mujer insumisa o no regenerada.
Regular el arrepentimiento en la vida de un hombre es a menudo la puerta de entrada a mayores esferas de influencia y liderazgo fiel y fructífero, especialmente en el hogar.
  1. ¿Estoy activamente invitando y recibiendo la reprensión de mi esposa?
Esto es importante para un liderazgo efectivo en general.
Podríamos preguntarnos a nuestras esposas algo así como: “Cariño, en esta y en aquella área de la vida, parece que batallas en seguirme. ¿Eso es exacto? Y si es así, ¿por qué puede ser? ¿Cómo puedo llegar a provocar más como Cristo?”
clip_image005Uno de mis héroes de la fe, Alex Montoya, dijo una vez: “El secreto para comer cuervo es comer rápidamente.” Muchos de nosotros maridos necesitamos porciones regulares de cuervo para permanecer espiritualmente saludables. Podemos hacer eso invitando a la reprensión de nuestra esposa. Luego escuche. Tómelo. Y cambie.
“El oído que escucha las reprensiones de la vida, morará entre los sabios. El que tiene en poco la disciplina se desprecia a sí mismo, mas el que escucha las reprensiones adquiere entendimiento. El temor del Señor es instrucción de sabiduría, y antes de la gloria está la humildad.” ( Prov 15:31-33 ).
Note algunas cosas de este pasaje:
En primer lugar, el camino de la sabiduría viaja al invitar y escuchar las reprensiones. En segundo lugar, hay algo que precede al hombre que es honrado en ese versículo: la humildad. Así, si un marido quiere el honor de la sumisión de su esposa, debía poner en práctica su propia humildad. Invitando, y recibir sinceramente, su reprobación es una manera de hacerlo.
  1. ¿Qué tipo de atención de pastoreo necesita?
¿Comprende lo que significa sumisión bíblica? ¿Está ella regenerada? ¿Se ha visto afectada por mí, o por otros, en esta área en el pasado?¿Cómo puede estar eso complicando las cosas? ¿Tiene acceso a la sana doctrina bíblica y discipulado en la área de la feminidad bíblica digna? Los esposos son responsables de conducir a sus esposas en sentarse bajo un ministerio sano que les ayudará en el llamado elevado como esposos y esposas.
Tan duro y humillante, como lo es a veces, dirigir a una esposa es una gran alegría. Dios poderosamente nos transforma en muchos aspectos dentro de su escuela de carácter, por su gracia y por su gloria. Una de esas maneras será a través de convertirnos progresivamente en el tipo de persona a la que la sumisión es un gozo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Mujer fuerte en Dios

Una de las grandes mentiras acerca de la mujer, es que ésta es débil, incapaz, o carente de recursos para cumplir sus funciones....
Dios creó a la mujer con las cualidades necesarias para llevar a cabo sus tareas. Y una de estas cualidades es la fortaleza.

En Proverbios 31:10 encontramos la palabra “virtuosa”.
“Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará?”
¿Qué significa esto?
“Virtuosa” significa fortaleza y poder.
Se refiere a alguien CAPAZ, COMPETENTE, FUERTE, VALIENTE, POTENTE Y EFICIENTE.

Esta mujer, tiene una fortaleza como la de un soldado que va a la guerra.
Proverbios 31:25 dice “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

Una mujer virtuosa es fuerte en Dios. Tiene un futuro por delante y sonríe al verlo venir.

Dios nos ha dotado de esta fortaleza para afrontar cada tarea.
Fuerza para el cuidado y enseñanza de nuestros hijos, para ser el apoyo y ayuda idónea de nuestro esposo.
Fuerza, para no bajar los brazos en situaciones difíciles y afrontar seguras el porvenir.
Dio…