Ir al contenido principal

En la afliccion

SALMO 142

Petición de ayuda en medio de la prueba. Oración que hizo cuando estaba en la cueva. 
Con mi voz clamaré a Jehová; 
Con mi voz pediré a Jehová misericordia. 
Delante de él expondré mi queja; 
Delante de él manifestaré mi angustia. 
Cuando mi espíritu se angustiaba dentro de mí, tú conociste mi senda. 
En el camino en que andaba, me escondieron lazo. 
4 Mira a mi diestra y observa, pues no hay quien me quiera conocer; 
No tengo refugio, ni hay quien cuide de mi vida. 
Clamé a ti, oh Jehová; 
Dije: Tú eres mi esperanza, 
Y mi porción en la tierra de los vivientes. 
Escucha mi clamor, porque estoy muy afligido. 
Líbrame de los que me persiguen, porque son más fuertes que yo. 
Saca mi alma de la cárcel, para que alabe tu nombre; 
Me rodearán los justos, 
Porque tú me serás propicio


Este texto lo escribió David, estaba huyendo del Rey Saúl que quería matarlo.

Se refugia en una cueva, a pesar de estar acompañado por su familia y otras personas.
El se sentía solo y afligido. Sus circunstancias eran adversas e injustas 

¿Alguna vez te haz sentido así? Yo si.
¿Qué hizo David?

1.- David oró a Dios.
Un corazón afligido debe buscar primero a Dios.
La oración muestra dependencia en Dios, sin importar la causa de la aflicción.

2.- David expuso su queja ante Dios.
No ante sus compañeros, no trató de hacerse la victima, sino que abrió su corazón y le dijo todo lo que sentía.
El conocía a su Dios, y Dios conocía el corazón de David.
¿Cómo esta nuestro corazón?
Recordemos que el autor de Hebreos nos señala que debemos acercarnos a Dios con corazón sincero, esto es, mostrando el estado real de nuestra vida. (Hebreos 10:22)

3.- David depositó su confianza en Dios.
David reconoce que no hay nadie que lo proteja, y que solo Dios podría sacarlo de su angustia.
Sigamos el ejemplo de David !!!!
Sin importar la causa de la aflicción que estemos viviendo, oremos a Dios, humillémonos en su presencia, reconociendo la necesidad que tenemos de su consuelo, dirección, fortaleza y sabiduría, porque El tiene cuidado de nosotras. (1ª. Pedro 5:7)

Rosy Romo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…