Ir al contenido principal

Verdades para aprender del libro de Números

1. Números 1:46 Sobre vivencia en el desierto de millares de gente.

El solo hecho de que esa gente en ese punto siguiera viva es un maravilloso milagro, esto debe enseñarnos muchas cosas, que Dios no deja de ser fiel a Su Palabra, que podemos confiar completamente en Sus promesas y que debemos pararnos a reflexionar mas seguido sobre donde estábamos y donde estamos ahora para no perder el punto de que Dios sigue obrando en medio nuestro cada día. Esto me enseña que esta gente no merecía haber llegado hasta allí y esto mismo puedo decir de mi ahora, solo puedo agradecer a Dios por Su misericordia. Y que El es un Dios muy Poderoso.

2. Números 5:12-31 El pecado que tal vez pensemos que quedara escondido.

Que terrible castigo, esto no consistía en lo usado generalmente esto era especial, esto protegía mas sus mentes de siquiera pensar en pecar así, porque era una prueba segura y sin falla, pero lo que deberíamos pensar es que aun que estemos en esta época Dios lo sabe si por que si. Esto me enseña que las leyes las da Dios para buscar no pecar contra El y que si aun así lo hacemos el lo sabrá así que debemos vivir con temor y cerca de El para no pecar.

3. Números 9:23 Obediencia del pueblo.

Es bonito leer que el pueblo era obediente, me hace pensar cuando mis hijos lo son, esto era agradable para Dios como lo es para un padre la obediencia de sus hijos pero debemos ver que esto viene después de haber recibido las bendiciones y maldiciones de acuerdo a su obediencia y desobediencia esto es un fruto de parte de su deseo de obedecer y estar atentos a los mandatos de Dios. Esto me enseña que es mejor vivir en comunión con Dios.

4. Números 11:1-6 La consecuencia de despreciar una bendición de Dios.

Esto debe ponernos a pensar en que ese fue la consecuencia de despreciar el mana no tendrá comparación el despreciar a Su Hijo Jesus. Esto me hace temer y cuidar mi salvación con temor y temblor.

5. Números 12:1-16 La envidia y los celos corrompen.

Siempre debemos cuidar nuestro corazón por que lo que habla la boca viene de el, es triste lo que la envidia y la lengua hizo en esa familia. Esto me enseña que cuando me halle murmurando hay envidia en mi corazón y debo arrepentirme.


6. Números 13:30 La distinción de un siervo de Dios en medio de la incredulidad.

Es muy difícil ir contra la opinión publica por que tendemos a querer quedar bien con los demás, pero es mas importante agradar a Dios. Esto me enseña que no importa las consecuencias que pueda ver a mi alrededor no se compararan con la bendición de Dios y su recompensa es mayor.

8. Números 14:24 Dios galardona la obediencia.

Caleb es un ejemplo de un verdadero siervo de Dios y debe ser un ejemplo para nosotros a tener por encima de todo el obedecer a Dios. Esto me enseña que Dios conoce al que le teme y esta en su memoria y lo bendecirá sino en la tierra en el cielo.

9. Números 15:38-41 Dios busca ayudarnos a obedecer.

Me recuerda a la Biblia que tenemos para saber lo que Dios quiere de nosotros, al arco-iris que podemos ver para acordarnos de su pacto con Noe, al universo que nos recuerda que Dios es nuestro Creador y Creador de todo y que El es Todopoderoso.

10. Números 22-25 Nadie frustra los planes de Dios

Si Dios bendice quien maldecirá, es una muestra de que los planes de Dios son irrevocables y un simple humano tan insignificante no puede cambiar nada por mas que se lo proponga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…