Ir al contenido principal

Jueces de Israel.

Jueces 2:12 La idolatría provoca la ira de Dios. Me doy cuenta de que cuando dejo de obedecer y de cuidar mi relación con Dios soy mas propensa a tener ídolos en mi corazón, estos textos para mi son de ejemplo de lo que Dios está sintiendo con respecto a eso y tengo que buscar no dejar de tenerlo presente.

Jueces 2:14-15 Dios usa la disciplina para llevar a la obediencia. Muchas veces me he encontrado pensando que las dificultades solo vienen por mi desobediencia pero olvido que tambien son para mi bien, Dios quiere que le obedezca y me trata como a hija cuando me disciplina y eso siempre es por Su amor.

Jueces 3:4 El hombre es incapaz de obedecer la ley de Dios. Por el angulo que lo quiera ver estoy incluida en esta verdad como cada ser humano, muchas veces pensé que era una buena persona pero al leer pasajes como este puedo aprender que no es así y me hace agradecerle a Dios por Su Hijo Cristo que es perfecto y sin culpa, haya querido dar Su vida por una pecadora como yo.


Jueces 3:15 Dios es movido a misericordia cuando hay arrepentimiento. No podría contar todas las veces que Dios a tenido misericordia de mi, aun que debo aceptar que mi arrepentimiento no ha sido inmediatamente rápido igual que el pueblo de Israel, El Señor a sido fiel y justo para perdonar desde el Antiguo Testamento, esto me habla de que Dios es un Dios Justo y Bondadoso.


Jueces 4:4 Dios actúa a través de mujeres. Esto me enseña que Dios no hace distinciones como tanto se dice, porque el diseño que Dios me dio es igualmente importante y de mucho valor a Sus ojos, aun que este es un caso extraordinario, Dios nos usa de maneras diferentes y especificas y eso se me hace muy especial, porque no estoy con las manos atadas por que tengo mucho trabajo que hacer para el cual Dios me a diseñado.


Jueces 5:31 La oración debe estar apegada a la soberanía y voluntad de Dios. Estudiar el tema de la oración fue muy sorprendente cuando lo hice ha profundidad porque me mostró que no hay que tomarlo a la ligera, porque tiendo a no saber como pedir y que pedir y esta es una muestra, no me equivoco al orar cuando pido de los planes de Dios se cumplan y cuando espero Su respuesta sabiendo que sea lo que sea, sera lo mejor para mi.


Jueces 6:13 No se puede comprender el juicio de Dios sino se conoce la Palabra. La Palabra me enseña cuando estoy pecando y cuando debo arrepentirme y es muy importante que la escudriñe y la conozca mas cada día porque sino pierdo en enfoque y estare ignorando cosas que son importantes y me pueden llevar a pecar.


Jueces 10:14 Dios usa como juicio abandonar al pecado, a los pecadores que no se arrepienten. Ahora que comprendo las implicaciones, me aterran porque antes, para mi, eso era algo que yo quería, poder seguir en mi pecado sin remordimientos, es terrible lo que yo quería en mi corazón y no lo quisiera por ningún motivo, al mismo tiempo que le agradezco a Dios por haber tenido misericordia de mi porque no lo merecía.


Jueces 16:28 Dios escucha el clamor de los arrepentidos. Esto me describía cuando por las noches le pedía a Dios que me ayudara después de un día de haber estado drogándome y pecando, es muy lindo tener la certeza de que Dios escucho a alguien como yo y que siempre lo hace, y que esta cerca y pendiente de ayudarme al yo arrepentirme y aun cuando no lo he echo para que lo haga.


Jueces 17:6 El hombre tiende a hacer lo que le parece bien. No hay día que no tenga que reflexionar sobre algo que hago y que no esta bien hacerlo, aun de cristiana. Puedo aprender que debo estar en constante lectura y meditación de la Palabra, congregarme y orar siempre porque soy débil y lo soy mas cuando no practico estas cosas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…