Ir al contenido principal

La mujer ENRIQUECE a su esposo cuando habla

Proverbios 31:26 “Abre su boca con sabiduría”.
Habla con inteligencia, es una mujer instruida que ayuda a su esposo aconsejando.

Lo que sale de la boca indica lo que hay en el corazón. “De la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34)
De un corazón cariñoso salen palabras cariñosas.

Esta mujer tiene cuidado de lo que dice. Su boca no habla palabras de odio, bronca, resentimiento.
Esto suma un ingrediente muy necesario a su esposo. Todo lo que ella habla con él, lo hace con Temor a Dios y no es impulsada por su sentimiento y circunstancias.

Puede suceder que en algunos puntos no estés de acuerdo con lo que él te está diciendo, pero comienza a considerar lo que te dice, y darle valor a lo que él te habla, escucharlo pacientemente y después tu puedas hablar, pero siempre que surja de una relación en amor.

Santiago 3:17: “Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía”.

MacArthur :
“Sabiduría es amable” : El significado mas aproximado tiene que ver con el carácter de una persona dulce, y razonable que esta dispuesta a someterse a toda clase de maltrato y dificultad, con una actitud de humildad amable y tranquila sin pensamiento alguno de odio y venganza.

La mujer sabia aplica esta enseñanza de Santiago. La mujer ama la paz en la relación matrimonial. La mujer prudente mantiene en amor la armonía con su pareja, por supuesto sin conformarse a algún acto que desagrade a Dios. “El amor, todo lo soporta” (1 Corintios 13:7).

El amor impulsa a usar la sabiduría siempre para el bien. La mujer debe usar la sabiduría por amor a su esposo y no parar hasta ayudarlo a encontrar la solución de sus problemas.

Lo que hablamos afecta a nuestros esposo. Y realmente podemos lastimar mucho con nuestra boca.
Debemos pedir a Dios sabiduría para saber resolver cualquier problema o inconveniente que surja con tu esposo.

Aun en el momento mas critico, podemos amar, mantener la calma y confianza en Dios. Eso muestra nuestro amor a Dios a nuestro esposo.

Debemos amar a Dios y agradarle a través de nuestras contestaciones, esa pasión debe ser mayor y mas fuerte que mi amor propio, que mi carácter.

Este es un desafío, proponte cada día abrir tu boca con sabiduría, por supuesto dependiendo de Dios.

Tenemos solo una salida a nuestro desafío, frente a esta semejante demanda de amor. La dependencia absoluta de Dios.
Esta dependencia podemos lograrla orando. Si oramos por nuestro esposo nuestra mente y corazón estarán mas pendientes de él.

Debemos mantenernos en oración continua y acallar todas esas voces que nos inclinan a nuestra vanidad, ego y autosuficiencia.
Orar restablece la unidad.

“Dejemos que la vida de la vid fluya por los pámpanos. Que este fruto del amor se vea en nosotras. y oremos: “Señor, vive tu vida por medio de mi”. William MacDonald

Juan 15:5. Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.

El Espíritu Santo produce en la vida del cristiano una sola clase de fruto, el carácter del Señor en nuestra conducta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Mujer fuerte en Dios

Una de las grandes mentiras acerca de la mujer, es que ésta es débil, incapaz, o carente de recursos para cumplir sus funciones....
Dios creó a la mujer con las cualidades necesarias para llevar a cabo sus tareas. Y una de estas cualidades es la fortaleza.

En Proverbios 31:10 encontramos la palabra “virtuosa”.
“Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará?”
¿Qué significa esto?
“Virtuosa” significa fortaleza y poder.
Se refiere a alguien CAPAZ, COMPETENTE, FUERTE, VALIENTE, POTENTE Y EFICIENTE.

Esta mujer, tiene una fortaleza como la de un soldado que va a la guerra.
Proverbios 31:25 dice “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

Una mujer virtuosa es fuerte en Dios. Tiene un futuro por delante y sonríe al verlo venir.

Dios nos ha dotado de esta fortaleza para afrontar cada tarea.
Fuerza para el cuidado y enseñanza de nuestros hijos, para ser el apoyo y ayuda idónea de nuestro esposo.
Fuerza, para no bajar los brazos en situaciones difíciles y afrontar seguras el porvenir.
Dio…