Ir al contenido principal

La hospitalidad es un mandato

HEBREOS 13:1-2 “PERMANEZCA EL AMOR FRATERNAL. NO OS OLVIDÉIS DE LA HOSPITALIDAD, PORQUE POR ELLA ALGUNOS, SIN SABERLO, HOSPEDARON ÁNGELES.”
El autor de Hebreos dijo: “PERMANEZCA EL AMOR”... seguida de la exhortación a no descuidar la hospitalidad.
Luego añadió un comentario profundo: “…HOSPEDARON ÁNGELES”
Contexto histórico:
Los lectores eran todos judíos cristianos, por lo que conocían bien el A.T. Sabían que el autor de refería a los personajes del A.T.: Abraham y Sara, Lot, Gedeón y los familiares de Sansón (Génesis 18, 19; Jueces 6,13). Cada una de ellas brindó hospitalidad a desconocidos que después de manifestaron como mensajeros angélicos.
Por ello el autor de Hebreos, no quiso decir que si brindamos hospitalidad seremos visitados por seres celestiales de incógnito. Más bien, dio a entender que la hospitalidad frecuentemente brinda bendiciones y recompensas inesperadas. Cuando se brinda hospitalidad, se da una bendición mutua entre el invitado y el anfitrión.
1 PEDRO 4:8-9 “Y ANTE TODO, TENED ENTRE VOSOTROS FERVIENTE AMOR; PORQUE EL AMOR CUBRIRÁ MULTITUD DE PECADOS. HOSPEDAOS LOS UNOS A LOS OTROS SIN MURMURACIONES”
Pedro encomienda a sus lectores”…TENED ENTRE VOSOTROS FERVIENTE AMOR...” y luego dice a continuación: hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.
La palabra griega para “FERVIENTE” comunica la idea de un esfuerzo persistente, sincero y decidido. Sugiere la idea de un músculo tenso por el esfuerzo sostenido de un atleta. Como creyentes, debemos forzarnos a mostrar amor unos a otros hasta el límite. Una manera de hacerlo es mostrar la hospitalidad, de esta manera practicamos el amor ágape.
“UNOS A OTROS...” indica que nos amemos, Oremos, cuidemos, llevemos las cargas unos a otros.
Por lo tanto, la hospitalidad es una prueba concreta de nuestro amor ferviente por Dios y su familia.
Nos da miedo practicar la hospitalidad a pesar de ser un mandamiento y una responsabilidad hacia los demás, que seguido buscamos excusas para no hacerlo.
Pablo insto a los romanos a que practicaran la hospitalidad diciéndoles:
“COMPARTIENDO PARA LAS NECESIDADES DE LOS SANTOS, PRACTICANDO LA HOSPITALIDAD” (Romanos 12:13)
Para poder entenderlo veamos el contexto, el cual comienza en el versículo 12:1-2, donde Pablo dice a los cristianos que se presenten ante DIOS como sacrificios vivos, que no se adapten a este mundo malvado, sino que se transformen por medio de una mente piadosa que conoce la voluntad de Dios.
Luego de estos versículos que desafían al creyente a consagrar su vida a Dios, Pablo dio exhortaciones específicas para explicar, en forma práctica, lo que significa tener una mente renovada y una vida que se conforma a la voluntad de Dios.
Primero, habló de la humildad y el ejercicio de los dones espirituales (versículos 3-8). Enseguida dio una serie de mandatos cortos que van con el tema del amor: “EL AMOR SEA SIN FINGIMIENTO…AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS CON AMOR FRATERNAL” (9-10ª). De esta manera, la exhortación a practicar la hospitalidad se da en el contexto del amor y la vida cristiana sacrificial.
Como cristianas, debemos ser una familia muy unida. Trabajar juntos, amarnos y cuidarnos unos a otros. Esto no será posible mientras las puertas de nuestras casas están cerradas.
La esposa de un conocido comentarista dijo: y cito
“La hospitalidad cristiana no es una opción, ni un asunto de dinero, edad, estatus social, sexo o personalidad. Es un asunto de obediencia” Helga Henry.
Romanos 12:13 dice: “PRACTICANDO LA HOSPITALIDAD” la palabra griega para practicar es “dioko” que debe entenderse como “procurar”, “perseguir”, “seguir”. Normalmente no pensamos en “seguir” la hospitalidad, pero eso es lo que la Biblia indica. El verbo “dioko” señala que debe hacerse un “esfuerzo vigoroso.
ENTONCES “SEGUIR” ES UN VERBO MÁS FUERTE QUE “PRACTICAR”. EN EL NUEVO TESTAMENTO, DIOS NOS DICE: “SIGUE LA JUSTICIA” (1 TIMOTEO 6:11); “SEGUID SIEMPRE LO BUENO” (1 TES. 5:15); “BUSQUE LA PAZ Y SÍGALA” (1 PEDRO 3:11); SEGUID EL AMOR (1 CO. 14:1).
De manera que debemos activamente seguir siempre en la práctica de la hospitalidad, pensar en ella, planear ocasiones en que podamos practicarla, orar por ella.
La hospitalidad exige duro trabajo, puede ser costosa y muchas veces hasta inconveniente, consume tiempo y a veces tensión en la familia, a veces hasta los invitados abusan de la hospitalidad de los hermanos. Pero, es una prueba de nuestro amor por Dios y su familia. Es amor en acción al brindar cuidados a otros.

LETY MARISCAL.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…