Ir al contenido principal

La Importancia del Buen Uso del Dinero

"Porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores." (1 Timoteo 6:10)

La enseñanza del Apóstol Pablo en este pasaje de las Escrituras es de que, no hay ningún problema con el dinero, ya que es una bendición y provisión de parte de Dios para nuestras vidas. Lo que esta aclarando es que, "el amor al dinero y la codicia" que es idolatría, es pecado porque distorsiona el verdadero propósito por el cual Dios nos bendice y nos da capacidad de hacer las riquezas. 

Deutoronomio 8:17-18 nos dice: "Y digas en tu corazón: Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta riqueza. Si no acuérdate de Jehová tu Dios, porque el te da el poder para hacer las riquezas, a fin de confirmar su pacto que juro a tus padres, como en este día."

Como hijos de Dios, como podemos dar buen uso al dinero que traiga honra a Dios y bendición a nuestras vidas y las vidas de los demás?

1- Reconociendo que todo proviene de Dios. Por esta verdad debemos honrar a Dios y con gozo y libertad poder dar para su obra. Proverbios 3:9 nos dice: "Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos.
2 Corintios 9:7 nos dice: "Cada uno de como propuso en su corazón: No con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. Lucas 12:15 nos dice: "Y Jesus les dijo: Mirad, y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee."

2- Utilizándolo para el propósito que Dios nos lo da. Dios nos a dado la fuente de trabajo con el fin de suplir todo lo que necesitamos en nuestro diario vivir. Es nuestra responsabilidad ser buenos mayordomos para cubrir las necesidades básicas en nuestras familias. 1 Timoteo 5:8 nos dice: "Porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, a negado la fe, y es peor que un incrédulo. Eclesiastes 2:24 nos dice: "No hay cosa mejor para el hombre si no que coma y beba, y que su alma se alegre en su trabajo."

3-Despojándonos para bien de otros. Una de las maneras de estar siempre guardados de la codicia y el amor al dinero, será cuando nos despojemos para compartir con los necesitados. Jesus dijo en Juan 12:8 "porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, mas a mi no siempre me tendréis, esto habla de las oportunidades que tendremos para hacer el bien con lo que Dios nos da. 1 Timoteo 6:18-19 nos dice: "Que hagan bien, que sean ricos en buenas obras, dadivosos, generosos; atesorando para si buen fundamento para lo porvenir, que echen mano de la vida eterna."

4- Amar al que nos bendice y no a la bendición en si. El problema de mucho cristiano hoy en día, es su afán por las bendiciones de Dios y su enfoque en pedirle a Dios tantas cosas materiales, olvidándose que Dios es digno de ser alabado y adorado en nuestro corazón por quien El es y que ninguna cosa material pueda ocupar su lugar en nuestra vida. En eso consiste la idolatría, la cual trajo consigo la destrucción al pueblo de Israel. Esto nos enseña a guardar nuestro corazón de estas cosas. Lucas 12:34 nos dice: "Porque donde esta vuestro tesoro, allí estará tambien vuestro corazón. Proverbios 22:4 nos dice: "Riquezas, honra y vida son las remuneraciones de la humildad y del temor de Jehová."

Amadas hermanas, la Palabra de Dios es suficiente para enseñarnos en todas las áreas de nuestra vida, y el dinero no es una excepción, pues es bendición de Dios cuando somos dirigidos por su Espíritu para hacer buen uso de el. Se requiere de mucha sabiduría, humildad y temor a Dios, el vivir contentos y agradecidos con lo que el Señor nos permite tener. De ninguna manera la palabra nos limita o prohíbe alcanzar bendiciones abundantes si diligentemente nos esforzamos. Debemos pedir a Dios que nos guarde del peligro de la codicia y el amor al dinero.

El Pastor y Maestro John MacArthur en su comentario sobre Lucas 12:34 dice 'Aquello en lo que uno invierte su dinero revela tambien las prioridades de su corazón.'

Dios les bendiga

Sandra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…