Ir al contenido principal

Grande es la fidelidad de Dios ayer, hoy y siempre

OH SEÑOR...DIOS PODEROSO...Y TU FIDELIDAD TE RODEA. (Salmos 89:8)

Querida amiga: Sin darnos cuenta ya estamos transitando nuevo año. No sé si a ti te sucede algo que muchas personas experimentan...

meditando en las cosas que a diario nos suceden, hay algunas que aunque no nos trajeron alegría, las podemos superar y posiblemente olvidar. Pero...tu y yo sabemos que son muchos los sentimientos o resentimientos que están allí muy cerca nuestro recordándonos lo triste que fue.

Estoy pensando específicamente en la desilusión. ¡Cuánto nos cuesta asumir que algo que lo dábamos por hecho no resultó o una ilusión muy anhelada se quebró...viene a mi mente un pasaje de la Biblia que nos relata la desilusión (Lucas 24) que sufrieron dos de los discípulos del Señor iban caminando a una aldea llamada Emaús, sus pasos lentos, con sus rostros mirando el camino, tristes y desilusionados pues aquel Señor que sería su Salvador acababa de ser crucificado y sepultado. ¡Cuánta desilusión!...en el camino alguien le sale al encuentro y al verlos así les pregunta el motivo de su tristeza, se sorprendieron que alguien no conociera el triste acontecimiento...había muerto el Maestro Amado, le contaron el episodio. Caminaban los tres...y la desilusión no les permitió reconocer que era el Salvador que caminaba a su lado.

Mi amiga ¿ vives momentos de desilusión? ¿Te fallo una amiga? o alguien en quien confiabas? Permiteme contarte de alguien que jamás falla...¡JESUS!

Quisiera compartir contigo algo que viví muy de cerca: Un niño de doce años de edad, con una enfermedad terminal, llega al sanatorio en en estado sumamente grave....pero allí en su lecho de dolor cantaba una canción: "PUEDO CONFIAR EN EL SEÑOR NO ME VA A FALLAR, SI EL SOL LLEGARA A OSCURECER Y NO BRILLE MAS, IGUAL CONFÍO EN EL SEÑOR, NO ME VA A FALLAR. "Médicos y enfermeras se acercaban a su cama para que el les contara de ese Señor que no falla. Ese niño era mi hijo que hoy está en los brazos de su Señor.

¿Te gustaría tener cerca tuyo a ese Señor? Es el mismo que pronto el mundo entero celebrará su nacimiento...el que nació en la Ciudad de Belén...ese Señor desea hoy ser tu Salvador, solo debes ir a El arrepentida de tus pecados y pedirle que limpie tu corazón y entre a morar en el. Créeme no te dejará nunca, y cuando veas que el cielo se opaca, cuando, cuando llega la desilusión...piensa que el Señor camina a tu lado. En este tiempo de Navidad...piensa que el niño nació...creció...y murió y hoy desea ser tu Salvador.

Ya se escuchan los ángeles cantar: "Gloria a Dios en la alturas y paz y buena voluntad para con los hombres" cuando llegue el fin de tus días podrás gozarte en los cielos allí...donde hoy está mi hijo alabando al Señor que no falla.

Dios bendiga tu decisión.

MARY NOEMI.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…