Ir al contenido principal

Consolados en Cristo

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación, el cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios." (2 Corintios 1:3-4)
Ser creyentes en Cristo Jesús no nos libera del dolor y sufrimiento en esta vida.
En estos versículos vemos como el apóstol Pablo primeramente nos dice que nuestros ojos deben estar puestos en el Dios y Padre. Que nuestra alabanza debe ser para Su Nombre, ya que El es la Fuente de toda misericordia.
El Señor es Dios de toda consolación, pero es necesario saber que Su consuelo es en especial para Sus hijos, para aquellos que están en Cristo. El consuelo de Dios nos fortalece y nos da el animo que necesitamos. Dios el Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, están presentes en darnos este consuelo en nuestros momentos de tribulación. Como hijas de Dios, necesitamos ver a nuestros Padre Celestial como fuente única de toda consolación para poder resistir y salir victoriosas de la aflicción.
"Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho." (Juan 14:26)
Es necesario que el cristiano tenga un conocimiento centrado y correcto de Dios y Su Palabra, para así poder entender el sufrimiento. Con un escaso conocimiento de Dios, estamos en peligro de ser fuertemente sacudidos en el tiempo de la adversidad. Así como también, un desbordante conocimiento nos puede poner en peligro de asumir que somos merecedores de tener esta sabiduría por nuestra propia capacidad.
"Si no me ayudara Jehová, Pronto moraría mi alma en el silencio. Cuando yo decía: Mi pie resbala, Tu misericordia, oh Jehová, me sustentaba. En la multitud de mis pensamientos dentro de mí, Tus consolaciones alegraban mi alma." (Salmos 94:17-19)
Necesitamos saber que cuando la tribulación viene a nuestra vida, si hay en nosotras algún pecado no confesado, esto impide que recibamos el consuelo de Dios. ¿Se ha preguntado alguna vez, si Dios consuela al no creyente? La respuesta es si, el Señor puede hacerlo, pero Su propósito sera para que este se arrepienta.
Sabemos por medio de las Escrituras, o por experiencia propia, que algunas veces el consuelo de Dios para Sus hijos es de inmediato y otras veces tarda, pero debemos perseverar. Su consuelo siempre sera para nosotras, el necesario y el oportuno.
Entonces, que nos enseña Dios en Su Palabra... Que en Cristo esta nuestro consuelo, que nuestro dolor, pena, y angustia le pertenece a El. Que todo por lo cual estemos pasando no es para que naufraguemos, sino para que el Señor sea glorificado y que otros también reciban bendición.
RECORDEMOS QUE... No somos el centro de nuestra aflicción, es para honrar y enaltecer a Dios.
El consuelo de Dios les de paz y fortaleza.
Zenovia G

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Mujer fuerte en Dios

Una de las grandes mentiras acerca de la mujer, es que ésta es débil, incapaz, o carente de recursos para cumplir sus funciones....
Dios creó a la mujer con las cualidades necesarias para llevar a cabo sus tareas. Y una de estas cualidades es la fortaleza.

En Proverbios 31:10 encontramos la palabra “virtuosa”.
“Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará?”
¿Qué significa esto?
“Virtuosa” significa fortaleza y poder.
Se refiere a alguien CAPAZ, COMPETENTE, FUERTE, VALIENTE, POTENTE Y EFICIENTE.

Esta mujer, tiene una fortaleza como la de un soldado que va a la guerra.
Proverbios 31:25 dice “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

Una mujer virtuosa es fuerte en Dios. Tiene un futuro por delante y sonríe al verlo venir.

Dios nos ha dotado de esta fortaleza para afrontar cada tarea.
Fuerza para el cuidado y enseñanza de nuestros hijos, para ser el apoyo y ayuda idónea de nuestro esposo.
Fuerza, para no bajar los brazos en situaciones difíciles y afrontar seguras el porvenir.
Dio…