Ir al contenido principal

Una mujer conforme al corazón de Dios

"Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida" Proverbios 4:23.

Muchas personas cambian su dieta, ajustan sus estilos de vida, empiezan a hacer ejercicio para evitar los efectos fatales de un ataque al corazón.

Salomón el autor humano de este proverbio hace referencia al corazón, como el órgano que fija la dirección de nuestra vida. 

No es malo proteger nuestro corazón para evitarnos problemas con él, como tampoco está demás que tratemos con el centro de nuestros deseos humanos.


"La vida física es mantenida por el corazón físico, pero la vida eterna es un asunto de decisiones hechas con el corazón espiritual" Jeff Adams.

El corazón de Dios, su Palabra es la única que transforma nuestros corazones, sus palabras no son solo para impartirnos conocimiento, son espíritu y son vida (Juan 6:63)

David lo sabia, la característica más sobresaliente de la vida de David fue su actitud de corazón hacia Dios y hacia su Palabra.

David era un hombre "conforme al corazón de Dios" estaba constantemente buscando el corazón de Dios. "JEHOVÁ se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual JEHOVÁ a designado para que sea príncipe sobre su pueblo, por cuanto tu has guardado lo que JEHOVÁ te mandó" 1 Samuel 13:14.

David fue escogido por Dios para ser rey de Israel , conforme a su corazón y no conforme al corazón del pueblo. Por que el hombre ve lo exterior, e Israel como sabemos vio la apariencia de Saúl, por ello fracaso. David fue escogido por Dios pues el ve lo que nadie puede ver: el corazón. (Jeremías 17:9-10) (1 Samuel 16:7)

Dios mismo dio testimonio a Salomón acerca de su padre David: "Y si tú anduvieres delante de mí como anduvo David tu padre, en integridad de corazón y en equidad, haciendo todas las cosas que yo te he mandado, y guardando mis estatutos y decretos" ( 1 Reyes 9:4)

David tenía dos cualidades por las que Dios le escogió: la integridad de su corazón y su pericia. "Y los apacentó conforme a la integridad de su corazón, los pastoreó con la pericia de sus manos" (Salmo 78:72).

David fue un varón justo que caminó en la integridad de su corazón, su honestidad hacia la Palabra de Dios le proporcionó pericia para guiar a la nación de Israel.

Como creyentes podemos llegar a ser mujeres conforme al corazón de Dios. Una correcta actitud de corazón hacia la Palabra de Dios nos equipa con todo lo que necesitamos para cumplir el ministerio que Dios nos encomiende. 

(2 Timoteo 2:15); (2 Timoteo 3:16-17).

David fortaleció su corazón en la Palabra de Dios, no solo acumuló información, el amaba a Dios. No solo estudiaba la Biblia, la amaba, vivía conforme a la Palabra de Dios. El oraba las palabras de Dios, meditaba las palabras de Dios, cantaba la Palabra de Dios. Su corazón era fuerte y estaba preparado para la batalla.

¿Desearás ser una mujer conforme al corazón de Dios?

Dios te bendiga

LETY MARISCAL.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Mujer fuerte en Dios

Una de las grandes mentiras acerca de la mujer, es que ésta es débil, incapaz, o carente de recursos para cumplir sus funciones....
Dios creó a la mujer con las cualidades necesarias para llevar a cabo sus tareas. Y una de estas cualidades es la fortaleza.

En Proverbios 31:10 encontramos la palabra “virtuosa”.
“Mujer Virtuosa, ¿Quién la hallará?”
¿Qué significa esto?
“Virtuosa” significa fortaleza y poder.
Se refiere a alguien CAPAZ, COMPETENTE, FUERTE, VALIENTE, POTENTE Y EFICIENTE.

Esta mujer, tiene una fortaleza como la de un soldado que va a la guerra.
Proverbios 31:25 dice “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

Una mujer virtuosa es fuerte en Dios. Tiene un futuro por delante y sonríe al verlo venir.

Dios nos ha dotado de esta fortaleza para afrontar cada tarea.
Fuerza para el cuidado y enseñanza de nuestros hijos, para ser el apoyo y ayuda idónea de nuestro esposo.
Fuerza, para no bajar los brazos en situaciones difíciles y afrontar seguras el porvenir.
Dio…