Ir al contenido principal

¿Eres sabía o una sabelotodo?

El principio de la sabiduría es el temor de Jehová;
Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.Proverbios 1:7

El libro de Proverbios es un manual para la vida práctica. Este libro contiene consejos concisos y claros que nos hacen fácilmente dar al blanco, es decir actuar de una manera correcta. "Un proverbio es una frase corta y sabia, fácil de aprender y llama a una persona a actuar".

También un proverbio abarca temas como: La sabiduría, Dios, la pereza, el trabajo, el castigo, la reprensión, la bondad, la mujer, la necedad, el pecado, la familia y muchos más. Proverbios 1:7 nos hace un contraste entre la sabiduría y la necedad (insensato).

▶ LA SABIDURÍA
La palabra principio” significa comienzo y esencia. De modo que la sabiduría comienza con el temor de Jehová, y la esencia de la sabiduría es el temor de Dios. La sabiduría no proviene de uno mismo ni de los conocimientos adquiridos en su Palabra.
Santiago 3.15–17
Porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa. Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía.

▶ EL TEMOR
El temor de Jehovah abre la puerta a la sabiduría divina, siendo este temor la actitud apropiada ante Dios.temor nos lleva a la idea de reverenciar y adorar. Sólo Dios es digno de nuestra reverencia y adoración. No cualquier deidad puede proporcionar la sabiduría. Sólo puede hacerlo Jehová.
La única forma de llegar a ser verdaderamente sabio es mediante el temor (reverencia) reconocer quien es nuestro consejero; pero saben muy a menudo la gente quiere olvidar este paso y piensa que puede alcanzar sabiduría solo por la experiencia que da la vida y el conocimiento académico. Pero si no se reconoce a Dios como la fuente de la sabiduría, no se pueden crear las bases para tomar decisiones sabias.
Job 28.28
Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, Y el apartarse del mal, la inteligencia.
Proverbios 9.10
El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

▶ LA INSENSATEZ
Es el lado opuesto, los insensatos que son tontos es porque ignoran la moralidad de Dios, como si el pecado no tuviera consecuencias. Son opuestos a los sabios ignorando las normas morales de la vida. Esta indiferencia los lleva a "despreciar" todo consejo. Y esto los lleva a ser:

1⃣ Orgulloso. Proverbios 14:3 En la boca del necio está la vara de la soberbia;
Mas los labios de los sabios los guardarán.
2⃣ Incompetente. Proverbios 12:15 El camino del necio es derecho en su opinión;
Mas el que obedece al consejo es sabio.
3⃣ Gusta de la contienda Proverbios 20:9 ¿Quién podrá decir: Yo he limpiado mi corazón, Limpio estoy de mi pecado?
4⃣ Menosprecia la disciplina de su padre. Proverbios 15:5. El necio menosprecia el consejo de su padre; Mas el que guarda la corrección vendrá a ser prudente.
Esto nos muestra algunas de las características de un insensato incapaz de valorizar la sabiduría. Es un estado de extrema pobreza moral y espiritual que dirige a uno hacia la ruina, y como consecuencia, permanecerán en su ignorancia e incapacidad de asimilar cualquier conocimiento que obtengan.

¿Entonces al no tomar consejo, cómo actuamos sabías o insensatas?

Dios te bendiga 

Gaby

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…