Ir al contenido principal

¿Cuál es la verdadera responsabilidad de la mujer?

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor.
>>Efesios 5:21<<

Buenos días queridas hermanas en este día estaremos viendo cual es la verdadera responsabilidad de la mujer a la luz de Las Escrituras, y les podría decir de una manera muy fácil y sencilla que se llama "SUMISIÓN". Esta pequeña palabra ha causado tantos problemas a lo largo de la humanidad.
Para algunas mujeres la sumisión es denigrante, para otras podría causarles problema, y algunas otras mujeres no tiene ningún problema al someterse; y esto nos lleva a ver lo que es la sumisión en tres niveles de acuerdo como lo piensa el hombre que no conoce a Dios, lo que yo creo que es la sumisión como hija de Dios, y lo que verdaderamente es la sumisión a la luz de Las Escrituras.

LA SUMISIÓN
1.- La sumisión de acuerdo al feminismo
2.- La sumisión de acuerdo a mi parecer
3.- La sumisión de acuerdo a Dios.

LA SUMISIÓN DE ACUERDO AL FEMINISMO

Feminismo del latín "mujer" el feminismo es la doctrina social que favorece a la mujer; este movimiento exige que el hombre y la mujer tengan los mismos derechos, y esto conlleva a que la mujer pueda desarrollarse con las mismas capacidades, es por eso que la mujer feminista piensa que sumisión es sinónimo de:
" Esclavitud, frustración, falta de desarrollo, desigualdad, e inseguridad" y por eso piensa:
"Soy una mujer fuerte he independiente y ningún hombre jamás será mayor que yo". Por lo tanto deciden no someterse a nadie".
Al no creer que la sumisión tiene un propósito incorrecto, y simplemente decide llevarlo a su manera.

2.- LA SUMISIÓN DE ACUERDO A MI PARECER

Aún como hijas de Dios podemos errar en querer llevar la sumisión de acuerdo a lo que creo y pienso, y quiero.
Yo soy una mujer pensante, libre, he logrado tantos éxitos que me preguntó porqué he de someterme a alguien?; O quizás... por conveniencia me someto porque recibo beneficios y no precisamente porque agrade a Dios. Pero la tercera y la más importante es:

3.- LA SUMISIÓN DE ACUERDO A DIOS.

Antes de definir qué es sumisión conviene aclarar qué no es sumisión:
 No es esclavitud forzada.
 No es aceptar una relación desigual.
 No significa decir siempre SI ni estar todo el tiempo de acuerdo con el esposo.
 No implica inferioridad, ni subyugación obligada. No es un yugo desigual.
 No implica pérdida de sus derechos, tampoco pérdida de su autonomía, o libertad
 No es obligación impuesta o carga. 
La SUMISIÓN para la esposa es la aceptación de la propia responsabilidad en la vida.
Significa que la mujer cristiana debe reconocer su responsabilidad de servir a Cristo, de acuerdo al orden divino prescrito por Dios. El lugar de la esposa debe ser “como conviene en el Señor”. Pablo NO dice que la esposa debe obedecer como una esclava, sino que ella debe de decidir por sí misma cómo su lugar en la vida estaba relacionado con su llamamiento cristiano.
Debe ser “como conviene en el Señor”, en todo aquello que implica la responsabilidad de la esposa en la esfera familiar. Amando y respetando a su esposo.
La sumisión debe de generar satisfacción en nuestra vida y nunca frustración.

Dios te bendiga 

Gaby.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…