Ir al contenido principal

!Bienaventurada!

¡Cuán bienaventurados son los de camino perfecto, los que andan en la ley del Señor! Salmo 119:1
Hay un pasaje en 1 Reyes 10:8 que nos define que es ser dichoso, o feliz. "Bienaventurados tus hombres, dichosos estos tus siervos".

El ser realmente dichoso, es ser bienaventurado o bendecido por Dios. El salmo 119 empieza acerca de quién es dichoso y porque, trata de hallar el verdadero gozo mediante dejar que Dios nos dé un corazón sensible a su Palabra, la Biblia.

La Biblia es un libro viviente (hebreos 4:12) “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”

La bienaventuranza es el deseo del salmista, el primer grupo de versículos se caracteriza por estar en tercera persona plural, pero después cambia a primera persona singular. David empieza observando a los que son bienaventurados, llega a la conclusión que la felicidad es posible, e identifica a los que son felices, pero se asegura de que él esté entre ellos.
"Bienaventurados los perfectos de camino, los que andan en la ley de Jehová"

Solo hay un camino. Isaías vio una calzada: Isaías 35:8;
Este camino nunca será el más popular: Mateo 7:14.
El Señor Jesús no dejo duda respecto a la identidad de este Camino: Juan 14:6.

David descubrió que la verdadera bienaventuranza proviene de ser perfecto en Su camino. La felicidad no puede hallarse en una religión, una organización, una sesión de terapia, ni en ser aceptado por otros. La felicidad consiste en ser perfecto de camino. Es un Camino: un enfoque correcto. Y el camino es ¡una Persona!

Imagínate un negocio de lavado de autos saliendo limpios y relucientes y de repente de la misma fila sale un auto cubierto de lodo y basura, con insectos pegados en el parabrisas. ¿Qué ha sucedido? ¿Crees que el dueño de ese automóvil estará contento?

Si conoces a Cristo, si estás en el Camino, has sido lavada por la sangre de Dios y has sido limpiada de tu pecado. Al haber experimentado este lavamiento, ¿crees que podrás ser verdaderamente feliz si permites que el pecado controle tu vida, ensuciando lo que Dios ha declarado limpio?
"Los que andan en la ley de Jehová "

La felicidad depende de hallar un apoyo firme en la palabra de Dios para cada paso que se dé. Descubrimos cada paso que vamos a dar conforme aprendemos a andar en la Palabra de Dios.

Toda decisión que tomemos debe ser guiada por los principios de la Palabra de Dios.

Dios te guarde.
Lety Mariscal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…