Ir al contenido principal

Conoce la historia de Ana

Han pasado 18 años desde que  el Señor nos sacó de nuestra tierra, Guatemala, para llevarnos a Panamá  donde  vivimos por espacio de 10 años, los siguientes seis años nos traslada a República Dominicana y es allí donde  por primera vez escuchó hablar de Revive Our Hearts. Un grupo de mujeres de nuestra iglesia (IBI) asistirá a la conferencia en Chicago.  No sabía de qué se trataba, pero curiosa ingrese a ver la transmisión vía internet.     Fui afirmada y confirmada por el Señor en mi rol de esposa y mama que por más de 28 años había ejercido, me sentí realizada y apoyada al saber que había estado haciendo las cosas a Su manera!! 
Muchas veces había sentido la presión del mundo actual y la cultura a mi alrededor  gritando que no tenía valor quedarme en casa  y servir a mi familia, parecía ser una “especie en peligro de extinción."  Estas conferencias me sacudieron y pude ver que había valido la pena perseverar todos esos años. A continuación me sumergí en una intimidad con el Señor en la que pude conocerlo más profundamente.  Durante ese tiempo solo teníamos un carro para la familia, lo que me limitaba de hacer muchas cosas fuera de casa.  Entiendo que Él tenía un propósito para esto: ahora tendría más tiempo libre y decidí invertirlo conociéndole a Él,  título del estudio que hicimos en el grupo de parejas al que asistíamos. También se comenzaron a transmitir los programas de radio de ANC en aquellos días.   ¡Me ví cada vez más influenciada y expuesta a verdades que parecían estar enterradas bajo toneladas de cultura y mundo!
Para entonces tenía el privilegio de recibir en mi casa a uno de los grupos de mujeres de la iglesia que se reunían cada semana a orar y estudiar la Palabra,  descubrí el llamado de Tito 2:3-4  se había encendido una llama en mi corazón.
El tiempo pasó volando, con la mente renovada y la copa llena, regresamos a Panamá  donde residimos actualmente.  En su bondad,  Dios  me permitió regresar a República Dominicana para las primeras conferencias de Aviva Nuestros Corazones en español, en compañía de una hermana colombiana.  Al regresar “no podía dejar de contar lo que había visto y oído” y después de varios meses en oración invitamos a 30 mujeres a unirse a nosotras para recibir los Devocionales de Mujer Verdadera  y culminar viendo juntas las conferencias.   Había mujeres de distintos países (Nicaragua, Colombia, Venezuela, Argentina, Panamá, Guatemala, y Costa Rica).  Luego vinieron  los retos para esposas y el de agradecimiento en noviembre.
En la actualidad, un pequeño grupo de mujeres  nos reunimos cada semana a escuchar el programa de radio de  ANC  que se venía transmitiendo a través de Radio Eternidad.  ¡Estamos sembrando una semilla en los corazones y las mentes de las mujeres aquí, esperando que la cosecha y la gloria sean para Él!
Las presiones y circunstancias son las mismas, incluso dentro de la iglesia, cuando me siento débil, necesito de nuevo poner mi confianza en El, entonces Su fortaleza se manifiesta con poder!  Al recibir la invitación para ser una Embajadora de Aviva Nuestros Corazones, El me afirma una vez más como monte fuerte.
Esposa de Mervin  desde hace 33 años, mama de María José, Ana Lucia y Paulina y abuela de Nicolás y André, soy Ana Leonett  Estrada.  Estoy llena de gratitud por el legado de gracia que Dios me permite pasar a la próxima generación.
“Por tanto yo te confesaré entre las naciones, oh Jehova, Y cantaré a tu nombre” Salmo 18:49

Este artículo procede del Ministerio Aviva Nuestros Corazones ® www.avivanuestroscorazones.com
El material publicado en esta página se encuentra disponible para ser compartido gratuitamente, en cuyo caso, agradecemos su integridad  al citar la fuente en respeto a nuestros derechos de autor. Queda prohibida toda reproducción con fines comerciales.
Para más información acerca de nuestra política de permisos: Permisos

SOBRE EL AUTOR

Ana Estrada

Ana Estrada

Ana Estrada es una de nuestras embajadoras en Panamá

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…