Ir al contenido principal

La Mujer Cristiana y su Cuerpo

Anhelo que  comprendan que el propósito de este escrito es el poder   instruir, enseñar y corregir a  aquellas  mujeres creyentes  que son “bebes” en el cristianismo  y también a las que tienen tiempo congregando  que examinen a la luz de las Escrituras sus vidas.
Que se vistan y vivan conforme a la fe que profesan creer  y no seguir viviendo  en la ignorancia y desconocimiento sobre esto que es muy importante en la identidad de una creyente.

 Pues no se trata de un cuerpo común sin identidad; si no de uno comprado por precio que fue regenerado, santificado y es usado como templo donde habita la presencia misma  del Espíritu Santo del Dios vivo.

Quiero que sepas también  que no tengo una postura legalista, ni estoy en contra de la moda, pero  debes  saber que no debemos obsesionarnos o gustar de  las  ropas o modas que son indecentes, que ni  siquiera se debería usar en casa, calle o iglesia, etc.
 Que cada vez que vayas a usar una prenda de vestir mires que está sea apropiada, porque  eres una  hija del Dios tres veces Santo.

Recuerda siempre que los creadores de estas tendencias cuando crean una moda lo hacen pensando en las mujeres de su igual condición espiritual, no crean modas pensando en las  mujeres cristianas,  puesto que son personas con mentes corruptas viciadas  en pecado.
Por lo tanto deberás  caminar y buscar para conseguir ropa apropiada pero debemos esforzarnos y aprender a hacer lo que es bueno.  

Veamos que dice la Biblia respecto a esta ordenanza en:
 1corintios 6 19,20 ¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios y que no sois vuestros?…..debemos glorificad  a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu los cuales son de Dios.

En estos tiempo se ignora, se olvida que somos templo del Espíritu Santo, tu cuerpo ya no es tuyo  hay un grado de pertenencia, le perteneces a Él.
Si tú como mujer cristiana te vistes con ropa  sensual, provocativa, corta y ajustada mostrando tus formas serás producto de tentación para los hombres por más cristiana que profeses ser, los hombres al verte vestida así no podrán evitar la tentación y te desearan fantasearán en sus pensamientos contigo.

 Jesús dijo: “Que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla ya adultero con ella”. Jesús condena el pecado de codicia de las personas con solo desearlo  y que penoso seria que tú fueses esa mujer que este hombre miro y  la codicio sexualmente, no debes ser la tentación ni  para el impío, ni para tus  hermanos creyentes.

Por su forma de  vestir sensual  muchas mujeres son ofendidas con  piropos vulgares y groseros.  Se exponen a que le falten el respeto, a  que sean tocadas, y algunas créanme han sido violentadas sexualmente.

Entonces ¿Puede una mujer creyente templo del Espíritu Santo, caminar por la calle provocativamente, sensualmente y atraer miradas como lo hacen las mujeres inconversas o prostitutas?  No debería  haber mujer cristiana así,  ni hacer lo que una mundana hace, ¿verdad? ¡Ni de broma!

La diferencia del vestir entre una mujer creyente y una mundana debería ser como se diferencia el blanco del negro. 

¿Saben porque no les  preocupa  tanto lo exterior a algunas? Porque se les enseño  una gran mentira de que Dios mira solo el  corazón no importa lo de afuera, cuando Jesús siempre dejo claro que seremos juzgados como discípulos por lo que las personas  ven nuestros frutos, ósea  tus acciones, tu manera de hablar, conducta, vestirte,  carácter, etc.
 También se nos dijo en:
1 Pedro 1:15.Así como aquel que os llamo es santo, así también “sed vosotros santos en toda vuestra manera de vivir”.

 Filipenses 1:20 dice:”….Cristo será exaltado en mi cuerpo, ya sea por vida o por muerte”

Ahora viene la pregunta ¿Con tu vestimenta estas exaltando a Cristo? 
Como lo expreso cierta vez  Ellicott en cuanto a este texto, Pabló quiere decir: «Mi cuerpo será el teatro en el que se desplegará la gloria de Cristo»
Aquí tenemos la tremenda responsabilidad del cristiano. Una vez que estamos en Cristo, Le producimos gloria o vergüenza con nuestra vida y conducta. Al dirigente se le juzga por sus seguidores; y  a Cristo se Le juzga por nosotros (hombres y mujeres).
  
Sé que hay muchas congregaciones que se predica de acuerdo a los deseos de cada  oyente donde se vive mundanamente; donde la Palabra de Dios no es absoluta si no relativa;  pero también sé que hay un remanente pequeño, santo, guardado por Dios, apartado de todo este sistema del mundo con sus costumbres e influencias.

Mi oración  a Dios, es que  si has estado siguiendo esta postura del mundo por ignorancia o rebeldía, te acerques a Dios y le pidas perdón, El es fiel y justo para limpiarnos de todo  pecado y maldad. Y que esté segundo escrito sea de bendición para tu vida y abra los ojos de tu entendimiento para que  así conozcas y obedezcas la voluntad del Señor, para tu vida como mujer Piadosa.
 Debo alentarte también a que no debes despreocuparte  hasta el punto de no atender tu aspecto personal, higiene, pulcritud y arreglo ya que estos son importantes en el aspecto de una mujer cristiana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Considera los caminos de su casa

por Verónica Vilugrón
Proverbios 31:27  “Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde”.
En otra versión dice:  “Ella observa, vigila como van las cosas en su familia, y el pan de la ociosidad no comerá.”  Podemos observar que esta mujer además de ser cuidadosa de su hogar, rechazaba una actitud de pereza, no perdía el tiempo, no lo gastaba inútilmente. Todo lo que tenía era por su esfuerzo, trabajo y diligencia, no es que lo que recibía venía de la nada. Esta mujer es consciente de que su trabajo es importante y no solo para ella, sino que su velar y vigilar la ayuda a tener un buen fruto en sus hijos y esposo.  Ella no come del pan que no se ha ganado con esfuerzo.  Juan 6:27 "Trabajad, no por la comida que perece, sino por la comida que a vida eterna permanece, la cual el Hijo del Hombre os dará; porque a éste señaló Dios el Padre" Ella lucha por la vida que permanece para vida eterna. Clamemos a Dios que Él abra nuestros ojos para poder reconocer nuestros errores y c…

Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada y su marido también la alaba

por Verónica Vilugrón

Proverbios 31:28:
“Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba”

La mujer piadosa es una mujer dichosa, feliz y bendecida. Esta mujer busca primeramente el reino de Dios, y todas las cosas le son añadidas (incluida la felicidad), como leemos en Mateo 6:33:
“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”.
La dicha, o el ser feliz es un subproducto de honrar al Señor y de ponerlo a ÉL primero antes que cualquier otra cosa, aun antes de nuestra propia vida.
Los que buscan la felicidad y hacen ésta su meta, nunca la encontrarán. Los que buscan al Señor encuentran en Él su verdadera felicidad, lo encuentran TODO. No sólo felicidad en esta vida, sino una corona de gloria en la venidera.
ÉL satisface, llena el corazón que está consagrado a ÉL. Él es el tesoro.
Esta es la primera y única imagen que tenemos de los hijos de la mujer de proverbios 31, ya con estas simples palabras o con estas únicas p…

Tres evidencias de un cristiano genuino

Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos? Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es. Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos.
Marcos 12:28-31

¿Cuántas veces pensamos que somos cristianos por asistir a la iglesia, leer la Biblia, cantar alabanzas, recitar versículos, tomar todos los cursos que se presentan en la congregación, hablar con un lenguaje “bíblico” o tener conocimiento de las Escrituras porque tenemos muchos años haciendo todo esto?. Todo esto, ¿verdaderamente nos convierte en cristianos?
En este pasaje, observamos que un “escriba”, que era una persona que tenía un gran conocimiento de la Ley mosai…